Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En este capítulo se revisan trastornos hematológicos y oncológicos de niños y se exponen principios del tratamiento en la sala de urgencias, de cuadros iniciales y de las complicaciones de enfermedades establecidas.

URGENCIAS ONCOLÓGICAS

El cáncer de niños ocupa el segundo lugar en frecuencia después de traumatismos mayores como causa de fallecimiento en niños >1 año de vida. La mayor parte de las neoplasias en ese grupo de edad son muy sensibles a la radiación y a la quimioterapia, y por esa razón las cifras de supervivencia a largo plazo son significativamente mayores que en adultos: en forma global se acercan al 70%.1

Incluso los índices de curación de muchos de los cánceres de niños han seguido mejorando2 [particularmente en el linfoma y en la leucemia linfoblástica aguda (ALL, acute lymphoblastic leukemia)], pero también ha aumentado la incidencia de nuevas entidades diagnósticas. En párrafos siguientes se dedicará atención a las neoplasias más frecuentes en los niños. Los aspectos de cada entidad patológica se han organizado para abordar en primer lugar el diagnóstico inicial y la atención del cáncer no diagnosticado, y después exponer complicaciones específicas y del tratamiento. Una sección especial aborda lo referente a las complicaciones infecciosas, metabólicas y estructurales que suelen observarse en diversos cánceres de niños.

LEUCEMIA

EPIDEMIOLOGÍA

Las leucemias agudas que incluyen ALL y la leucemia mielógena aguda (AML, acute myelogenous leukemia) son las neoplasias más frecuentes en niños y comprenden 33% de todos los cánceres. La ALL abarca, en promedio, 75% de las leucemias en menores y si se le diagnostica en fecha temprana, es posible lograr una cifra extraordinariamente grande de curación. Los índices de remisión pueden llegar a 98% y la supervivencia quinquenal está en límites de 75 a 80%.3 La incidencia máxima de todos los casos de ALL se sitúa entre los tres y cinco años de vida, y el mejor pronóstico corresponde a niños de menor edad.3,4 La exposición previa a antineoplásicos y radiación en el tratamiento de otros cánceres de niños ha hecho que aumente la incidencia de AML secundaria.

Los menores tratados de AML tienen una mayor incidencia de complicaciones en comparación con los que tienen ALL, en particular, infecciones; ello se debe más bien a la mayor intensidad de los regímenes quimioterapéuticos necesarios para lograr la cura clínica.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Las manifestaciones clínicas de la leucemia provienen de los efectos directos de la proliferación leucémica en la hematopoyesis o son consecuencia de la infiltración de órganos (como hepatoesplenomegalia o linfadenopatía). Muchos de los signos y síntomas de la leucemia aguda provienen de la infiltración de la médula ósea y la insuficiencia de dicho tejido. Los signos más comunes son palidez, fatiga, hemorragias de aparición fácil, fiebre e infección. Es importante que ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.