Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El síncope, también conocido como desmayo o pérdida súbita de la conciencia, casi siempre es un proceso benigno con muchas causas, pero puede ser un síntoma de enfermedad cardiaca grave y predisponer a la muerte súbita. La valoración del síncope en niños es difícil por la variabilidad de los síntomas y la falta de un estándar de referencia para la valoración. La muerte cardiaca súbita incluye sólo las causas que tienen relación directa con la disfunción cardiovascular. Aunque el foco principal de este capítulo es el síncope y la muerte súbita por causas cardiovasculares, también se describen otras causas de muerte súbita (neurológica, respiratoria y traumática).

EPIDEMIOLOGÍA

SÍNCOPE

El síncope es el síntoma inicial en 0.05% de las visitas pediátricas1 y del 6% de los ingresos al hospital;2 es más frecuente en adolescentes que en niños pequeños. Entre 20 y 50% de los adolescentes experimentan al menos un episodio de síncope.2 Sólo al 25% de los pacientes referidos a una clínica especializada en cardiología o neurología para la valoración por síncope se les diagnostica una enfermedad grave.3 El tipo más frecuente de síncope benigno es el mediado por mecanismos neurales (síncope vasovagal).1 Por lo tanto, los episodios previos de síncope no siempre se acompañan de un riesgo elevado de muerte súbita.4

MUERTE SÚBITA

Existe una diferencia entre la muerte súbita inesperada y la muerte cardiaca súbita, ya que la primera puede tener muchas causas, como convulsiones, asma o ingestión de tóxicos. La muerte súbita cardiaca incluye sólo los fenómenos que tienen relación directa con la disfunción cardiovascular. La muerte súbita inesperada en niños representa el 2.3% de todas las muertes, o 1.3 casos por cada 100 000 años-persona.5 La muerte súbita cardiaca causa alrededor de un tercio de estos decesos, o cerca de 600 muertes por año en Estados Unidos. Si se excluyen los traumatismos, la muerte súbita cardiaca es la causa más frecuente de muerte relacionada con deportes entre los atletas jóvenes.6 Los deportes en los que más a menudo se observa una muerte súbita son baloncesto, futbol y atletismo de pista.6 El mayor riesgo de muerte súbita cardiaca se encuentra en personas con cardiopatía estructural congénita o adquirida, incluidas las que tienen cardiopatía congénita y se sometieron a cirugía correctiva. Las causas más frecuentes de muerte súbita cardiaca en niños se listan en el cuadro 140-1.7 La miocardiopatía hipertrófica y la miocarditis son las causas más frecuentes de muerte súbita entre adolescentes sin cardiopatía conocida.5,7 Por lo general, la muerte súbita cardiaca es un fenómeno inesperado, terminal y no atestiguado. Cuando se inicia la reanimación pronto en sujetos con paro cardiaco presenciado, la probabilidad de supervivencia es mucho mayor, se aproxima al 25%. Los testigos pueden describir los síntomas prodrómicos o ayudar a identificar la causa del ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.