Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La deshidratación es producida por el equilibrio hídrico negativo a causa de una menor ingestión, mayor eliminación (renal, digestiva o por pérdidas insensibles a partir de la piel o el aparato respiratorio) o por respuestas generalizadas a determinadas situaciones patológicas como quemaduras o septicemia. La deshidratación provoca pérdida de agua corporal total y electrólitos en el líquido intracelular (ICF, intracellular fluid) y líquido extracelular (ECF, extracellular fluid); algunas veces se acompaña de signos numerosos y otras es asintomática, leve, moderada o grave, con o sin choque hipovolémico. En el cuadro 142-1 se enumeran sus causas más frecuentes.

CUADRO 142-1

Causas frecuentes de deshidratación

Los lactantes y niños son especialmente propensos a deshidratarse por una serie de razones embriológicas y fisiológicas. En primer lugar dependen de la persona que los cuida para obtener líquidos por vía oral y por lo tanto no pueden regular su consumo. Además, las diferencias tanto fisiológicas como fisiopatológicas entre niños y adultos ocasionan mayores necesidades y eliminación de líquido en los niños pequeños. Los lactantes que crecen con rapidez tienen un metabolismo basal muy elevado y necesitan un número relativamente elevado de calorías en relación con su peso corporal; por lo tanto, su metabolismo necesita una mayor cantidad de agua. En los lactantes, el recambio diario de agua libre es hasta tres o cuatro veces mayor que el del adulto. Este recambio incluye las pérdidas insensibles a partir de la piel y el aparato respiratorio, que casi siempre carecen de electrólitos. La eliminación de agua a través de la orina corresponde a 50% de los requerimientos diarios de líquido y constituye el origen principal de las pérdidas sensibles; en los lactantes la capacidad para concentrar orina es reducida, de manera que eliminan una cantidad relativamente abundante de agua libre a través de los riñones para excretar solutos. Además, un mayor porcentaje del agua corporal total del lactante es contenido en el espacio extravascular frente a los niños mayores y adultos. Este fenómeno aumenta el riesgo de anomalías cardiovasculares al enfrentar pérdida repentina de líquido.1,2

Los estados hipermetabólicos aumentan los requisitos de agua libre. Los más frecuentes son fiebre (que aumenta la necesidad de agua libre en aproximadamente 12% por cada grado centígrado de elevación de la temperatura por arriba de lo normal) ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.