Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Muchos de los pacientes con endocarditis infecciosa (IE, infective endocarditis) tienen una anomalía cardiaca predisponente e identificable o un factor de riesgo para que aparezca la enfermedad. Más de 50% de los casos en Estados Unidos y Europa se concentran en personas >60 años de vida;1,2 la tendencia anterior proviene de un incremento en la incidencia de valvulopatía degenerativa que obliga a sustituir la válvula cardiaca y el uso cada vez mayor de técnicas y dispositivos médicos con penetración corporal, como la hemodiálisis, los catéteres IV y los dispositivos intracardiacos. Si se desea tener información de la endocarditis en niños conviene consultar el capítulo 122B, Cardiopatías en niños: cardiopatías adquiridas.

El cuadro clínico inicial de IE incluye signos inespecíficos y variables porque la enfermedad afecta prácticamente todos los órganos y los sistemas corporales y sigue una evolución inconstante o fulminante. El diagnóstico se basa en un grupo de criterios explícitos que incluyen datos de cultivos de sangre, ecocardiografía y varios días de observación intrahospitalaria. La enfermedad inadvertida se acompaña de una amplia gama de complicaciones y su mortalidad se acerca a 100%.

EPIDEMIOLOGÍA

La válvula mitral es la estructura cardiaca afectada con mayor frecuencia y le siguen en ese orden las válvulas aórtica, tricúspide y pulmonar. La variación notable de la mortalidad depende del microorganismo causal, la presencia de complicaciones y las modalidades terapéuticas (médicas en comparación con quirúrgicas).

Muchos de los casos se identifican en personas con una anomalía estructural predisponente e identificable del corazón (congénita o adquirida) o un factor reconocido de riesgo de que surja la enfermedad (como el consumo de fármacos inyectables, catéteres o sondas a permanencia, desaseo dental o infección por el virus de inmunodeficiencia humana).

En países desarrollados, en el caso de la endocarditis que asienta en la válvula original, el prolapso de la válvula mitral es una lesión predisponente habitual del corazón. Otras malformaciones estructurales primarias incluían las congénitas (muy a menudo válvula aórtica bicúspide), lesiones degenerativas del corazón (en particular, estenosis aórtica calcificada) y cardiopatía reumática. En países en desarrollo, la cardiopatía reumática sigue siendo el principal factor de riesgo “de fondo”. En la endocarditis de la válvula original, predomina la afectación en las cavidades izquierdas del corazón y la mortalidad del trastorno va de 16 a 27%. Los factores de riesgo que originan la mortalidad en personas con endocarditis y en la válvula original izquierda incluyen otros padecimientos coexistentes, anomalías del estado psíquico, insuficiencia cardiaca congestiva (CHF, congestive heart failure), afectación por bacterias diferentes de Streptococcus viridans y Staphylococcus aureus y tratamiento médico sin intervención quirúrgica valvular.6

Es difícil precisar la incidencia exacta, pero el riesgo calculado de endocarditis en los usuarios de fármacos inyectables es de 2 a 5% por año. La media de edad en que surge la enfermedad es de 30 años. Cuando la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.