Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La popularidad de los viajes transcontinentales ha permitido que en término de 36 h cualquier persona llegue a destinos exóticos. En países de cualquier parte del mundo un número cada vez mayor de viajeros cuyo sistema inmunitario no había sido expuesto a microorganismos poco comunes en sus sitios de origen, viajan a zonas muy retiradas, y otros más visitan naciones tropicales en las cuales la gama amplia de enfermedades es producto de pobreza, disturbios civiles, falta de higiene ambiental, malnutrición y enfermedades tropicales.1 Muchos de los viajeros, al retornar a su país de origen, no tienen trastornos graves ni exóticos. Las causas probables de síntomas agudos son problemas comunes: infecciones de vías respiratorias altas, trastornos diarreicos o reacciones al estrés, la fatiga o a fármacos nuevos. El médico de la sala de urgencias a menudo no confirma el diagnóstico definitivo, sino más bien protege la salud de grupos amplios de personas, de enfermedades que pueden ser transmisibles; comienza las medidas diagnósticas y las intervenciones terapéuticas y, en su momento, hace referencias o envíos apropiados. Las clínicas internacionales de tipo local o regional constituyen centros satisfactorios para referir pacientes que necesitan valoraciones más avanzadas, procedimientos serológicos o vigilancia a largo plazo (consúltese http://www.travelersvaccines.com/en/clinics/clinic_locator.cfm).

VALORACIÓN INICIAL DEL VIAJERO QUE RETORNA

PERSONAS EXPUESTAS A PELIGROS

Se sabe que 64% de los viajeros señalan haber tenido una o varias enfermedades durante su viaje; 26% se sienten mal al retornar y 56% de estos últimos terminan por mostrar manifestaciones patológicas una vez que llegan a su país de origen (en este caso Estados Unidos). 2 Muchos de los lapsos de incubación de enfermedades duran más de lo que tarda el viaje de vuelta de muchos de los viajeros modernos.

Los viajeros están expuestos al peligro de presentar algunas enfermedades infecciosas, con base en factores como la duración de su viaje, la exposición en zonas endémicas y la inmunidad que tienen desde antes, es decir, sus defensas preexistentes. Muchos viajeros que salen de vacaciones o emprenden viajes de negocios están fuera del país <20 días y <5% pasan mucho más tiempo en países distantes. Algunos paseantes provienen de naciones en que son endémicas enfermedades, y ellos asumen la forma de turistas o migrantes de reciente arribo que intentan radicar en Estados Unidos. Los visitantes y los extranjeros (no estadounidenses) están en peligro de presentar enfermedades infecciosas típicas y otras de reciente aparición (“emergentes”). Otros individuos expuestos a riesgo son los viajeros involuntarios como los refugiados y personas desplazadas, así como los migrantes que obtuvieron el permiso de residencia permanente en Estados Unidos y que vuelven de visitar su país nativo. El médico de la sala de urgencias debe tener una fuerte sospecha clínica al tratar a personas de este último grupo, porque puede suponer que todavía tienen inmunidad adquirida contra enfermedades como el paludismo, pero que permanecen susceptibles a enfermedades endémicas. Los paseantes de países desarrollados (hemisferio occidental) están expuestos a un riesgo cada vez mayor de enfermedades de los trópicos como consecuencia de algunas excursiones cada vez más frecuentes del tipo de “aventuras exóticas” a sitios remotos que eran inaccesibles (cuadro 156-1).

CUADRO 156-1

Riesgo global de exposición a agentes infecciosos

Muchos paseantes están expuestos a enfermedades como el ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.