Skip to Main Content

EPIDEMIOLOGÍA

Cualquier alcohol (carbohidrato hidroxilado) puede generar efectos tóxicos. El término alcoholes tóxicos puede utilizarse para designar al metanol y al etilenglicol. Todos los alcoholes ocasionan ebriedad clínica y la profundidad de los efectos de este tipo es directamente proporcional al peso molecular del alcohol; a la misma concentración, el isopropanol es más intoxicante que el etanol (fig. 179-1).

FIGURA 179-1.

Estructuras químicas de alcoholes tóxicos.

Es útil clasificar a los alcoholes con base en el hecho de que sus efectos tóxicos primarios provengan del compuesto original (etanol e isopropanol) o de sus metabolitos tóxicos (etilenglicol y metanol). El etanol y el isopropanol son los alcoholes que con mayor frecuencia se ingieren y por sí mismos no ocasionan acidosis metabólica. Sus efectos tóxicos agudos más sobresalientes dependen de las acciones irritantes e intoxicantes de los compuestos originales en el tubo digestivo, pero los dos alcoholes son mucho menos tóxicos que el metanol y el etilenglicol.

ETANOL

EPIDEMIOLOGÍA

El etanol (CH3CH2OH, con peso molecular de 46.07) es un líquido volátil incoloro; constituye el fármaco social más consumido y del que más se abusa a escala mundial. Tiene la característica peculiar entre las sustancias de las que se puede consumir en exceso, de que su uso es legal y culturalmente aceptable en muchas sociedades.

Gran parte de las complicaciones por la intoxicación aguda de etanol dependen de lesiones secundarias y no de sus efectos tóxicos directos. Estos últimos muy a menudo son consecuencia de la ingestión del etanol, pero éste también se absorbe por inhalación o contacto percutáneo.

El etanol se distribuye con facilidad de formas diferentes. Una bebida alcohólica corriente, como 355 ml (12 onzas) de cerveza (que tiene 2 a 6% de etanol en volumen); 148 ml (5 onzas) de vino de mesa (10 a 20% de etanol en volumen) o 44 ml (1.5 onzas) de alcohol con gradación de 80 grados (40% de etanol, en volumen), contiene aproximadamente 15 g de etanol. Este alcohol también aparece en grandes concentraciones en muchos productos caseros, como los colutorios (algunos contienen incluso 75% de etanol en volumen) y las lociones y perfumes (incluso 40 a 60%) y como diluyente y disolvente de fármacos (su concentración varía ampliamente entre 0.4 y 65.0%). Los productos en cuestión suelen incluir sustancias de sabor agradable o color vivo y pueden ser atractivos para los niños.

El consumo de etanol es la razón por la cual acuden al servicio de urgencias diversos pacientes.1 Según los estándares de la localidad, se detecta etanol en la sangre de 15 a 40% de los pacientes atendidos en dicho servicio.2

FISIOPATOLOGÍA

Después de ingerido, el etanol se absorbe rápidamente y ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.