Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El trastorno de pánico es una enfermedad frecuente que a menudo es crónica y se caracteriza por crisis de pánico recurrentes y espontáneas. Se trata de episodios cortos de ansiedad o miedo intenso con diversos síntomas somáticos como la taquicardia, taquipnea, disnea, opresión torácica, debilidad, náusea, mareo y parestesias. El trastorno de pánico se puede acompañar de agorafobia, condición en la que el individuo evita los lugares o situaciones que le provocan ansiedad. El trastorno de pánico con agorafobia es incapacitante y estos individuos no pueden funcionar de forma social u ocupacional.

Muchos de los síntomas del trastorno de pánico se superponen con los de otras enfermedades agudas, de manera que el punto inicial de contacto para los pacientes con este trastorno a menudo ocurre en el servicio de urgencias.

Comparados con los sujetos con otros trastornos psiquiátricos o médicos, los individuos con trastorno de pánico utilizan los servicios de urgencias con mayor frecuencia.1 Este fenómeno precede al diagnóstico hasta 10 años.2 A pesar de los avances en el tratamiento y el diagnóstico, éste no se determina en hasta el 50% de los pacientes.

FISIOPATOLOGÍA

La causa del trastorno de pánico se desconoce. Con seguridad es de origen multifactorial e intervienen factores genéticos, conductuales y biológicos.10 Los familiares en primer grado de los pacientes con este trastorno tienen mayor riesgo de padecerlo.

Se cree que la hipersensibilidad de las funciones corporales o una interpretación cognitiva errónea de estos indicios desencadena una respuesta condicionada de temor o ansiedad. Al parecer numerosos neurotransmisores o neuropéptidos, incluidos la noradrenalina, la serotonina (5-hidroxitriptamina o 5-HT), el ácido γ-aminobutírico y la colecistocinina (CCK, cholecystokinin), entre otros, están vinculados con el trastorno de pánico, pero los mecanismos exactos se desconocen.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Las características principales del trastorno de pánico son crisis de pánico recurrentes e inesperadas y preocupación persistente por experimentar otro evento y sus significados potenciales, como es el hecho de anunciar una enfermedad más grave. La crisis de pánico es un episodio de temor intenso que aparece de manera repentina e incluye sentimientos de aprensión, miedo y desazón. Su duración es breve: por lo general alcanza su punto máximo en 10 minutos y desaparece en una hora. Estas crisis se acompañan de los síntomas somáticos y/o cognitivos característicos que se enumeran en el cuadro 287-1.5

CUADRO 287-1

Síntomas de una crisis de pánico

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.