Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En los servicios de urgencias de todo el mundo, en cada turno, acuden pacientes para recibir atención por las consecuencias del consumo nocivo de bebidas alcohólicas o drogas. En ocasiones la causa del problema es evidente, pero con la misma frecuencia es imposible descubrir la conexión entre el consumo de una sustancia y sus consecuencias médicas. Los médicos de urgencias son expertos en estabilizar, diagnosticar y tratar las urgencias provocadas por el consumo inmediato de bebidas alcohólicas y otras drogas y sus complicaciones secundarias, pero con frecuencia olvidan interrogar sobre antecedentes de abuso de dichas sustancias. Cuando en urgencias este problema pasa desapercibido, se facilitan las reacciones secundarias farmacológicas o la demora para instituir el tratamiento adecuado. Tanto la terapia como la disposición del paciente a menudo son desafiantes y frustrantes por factores que se encuentran fuera del control del médico y que exhiben covariancia con el consumo nocivo de bebidas alcohólicas y drogas, como enfermedades psiquiátricas, indigencia, pobreza extrema, pocos conocimientos de las medidas sanitarias, falta de un seguro médico o incapacidad para pagar los medicamentos, implicación en situaciones de justicia criminal y ausencia de apoyo familiar.

El espectro del abuso de sustancias comprende la ingestión de alcohol, incluso en los bebedores moderados; el uso drogas ilícitas; y el consumo no medicinal de los fármacos que se venden con receta. El tratamiento del abuso de sustancias es tan efectivo como el de la diabetes, la hipertensión y otras enfermedades crónicas,1 pero sólo una pequeña fracción de los que necesitan terapia en realidad tiene acceso a ella.2 En los últimos 25 años, la ciencia de la adicción ha evolucionado y ha alentado a los especialistas de la salud a considerar el abuso de sustancias como un problema médico crónico, similar al asma, la hipertensión y la diabetes. Se cree que la adicción es el resultado de la interacción de: 1) genes con el ambiente, 2) de la duración e intensidad del consumo y 3) del equilibrio individual entre el riesgo personal y los factores protectores socioeconómicos en el hogar, la escuela y la comunidad. En la actualidad la medicina de urgencias enfrenta el reto de equiparar la práctica médica con los conocimientos científicos existentes sobre las adicciones y otros trastornos por consumo de bebidas alcohólicas y drogas.

Este capítulo abarca las definiciones del alcoholismo y consumo de otras drogas, el tratamiento inmediato de la abstinencia y las normas para canalizar a los pacientes para su desintoxicación y rehabilitación.

DEFINICIONES

CONSUMO NOCIVO DE BEBIDAS ALCOHÓLICAS

El término “consumo nocivo de bebidas alcohólicas” describe a una gama que incluye la ingestión “arriesgada” o peligrosa (sin experimentar consecuencias), el consumo nocivo o el abuso (donde ocurren efectos adversos) y el alcoholismo (donde la vida se organiza entre una y otra bebida etílica).14 El National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAAA) definió los límites ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.