Skip to Main Content

La epidermis muestra necrosis; puede haber degeneración vacuolar de la basal; en la dermis papilar existe edema e infiltrados linfohistiocíticos perivasculares, con neutrófilos y eosinófilos; se ha señalado un infiltrado de células mononucleares más intenso. Si hay ampollas son subepidérmicas; se observa exocitosis. Dado que las alteraciones pueden variar desde edema y alteración mínima de la dermis hasta necrosis epidérmica, se han considerado tres modelos: dérmico puro, dermoepidérmico y epidérmico (fig. 12-8). Para algunos las variedades histológicas dependen del sitio y tiempo de evolución, aunque la necrosis parece más intensa en casos originados por fármacos.

FIGURA 12-8.

Eritema multiforme dermoepidérmico (HE, 40×).

Los linfocitos en general son CD4+, con alguna expresión de CD25. La microscopia electrónica corrobora edema intracelular de células epiteliales, y vacuolización con pérdida de desmosomas y orgánulos citoplasmáticos.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.