Skip to Main Content

En la cimiciasis (por especies de Cimex) (fig. 17-1) las lesiones se asientan en la región lumbar, las nalgas y en las caras externas de las extremidades; a menudo son simétricas; se observan ronchas, pápulas, costras hemáticas (pápulas + prurito = prurigo), excoriaciones y a veces vesículas (seropápulas) o ampollas (figs. 17-2 a 17-4). Las ronchas son transitorias; las demás lesiones se disponen en pares (mancuerna) o hileras; son muy pruriginosas y la evolución es crónica, por brotes; en ocasiones se notan al levantarse el niño. Rara vez se observa en los adultos (fig. 17-5); se presenta en quienes llegan a un lugar donde se encuentran los insectos; a eso se debe la denominación original de “prurigo de llegada”.

FIGURA 17-1.

Cimex lectularius o chinche común.

FIGURA 17-2.

A. Cimiciasis: lesiones en mancuerna. B. Prurigo por insectos diseminado.

FIGURA 17-3.

A. Cimiciasis: lesiones vesiculoampollares. B. Prurigo por insectos con ronchas y pápulas. C. Prurigo ampollar.

FIGURA 17-4.

Cimiciasis: lesiones ampollares.

En la puliciasis (por Pulex) (fig. 17-6) las lesiones son pápulas y petequias, y están dispersas (fig. 17-7); las que están en partes cubiertas sugieren chinches o pulgas, y en partes no cubiertas, insectos voladores como mosquitos o moscas. Las complicaciones habituales son dermatitis por contacto e impétigo.

FIGURA 17-7.

A. Prurigo por pulgas. B. Picaduras de insectos.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.