Skip to Main Content

Propiedades farmacológicas

La noradrenalina (levarterenol) es una potente amina simpaticomimética vasoconstrictora e inotrópica positiva. Su acción directa sobre todo en los receptores adrenérgicos alfa, y en menor proporción en los adrenérgicos beta2, produce respuestas fisiológicas semejantes a las que se provocan con la estimulación de las fibras simpáticas posganglionares. A nivel cardiovascular, estimula directamente la fuerza contráctil y el marcapasos del corazón, así como la velocidad de conducción y el automatismo; también aumenta la presión arterial sistólica y la diastólica, y produce incremento significativo de la resistencia periférica total. La elevación de la presión arterial origina una respuesta vagal refleja compensatoria que induce disminución de la frecuencia cardiaca, lo cual enmascara el efecto estimulante de la amina sobre el corazón y causa aumento del volumen del latido con poco cambio en el gasto cardiaco. El aumento de la resistencia vascular periférica se observa en casi todos los lechos vasculares, y en consecuencia disminuye el flujo sanguíneo renal, el hepático, el cutáneo y, en general, el musculoesquelético. El flujo coronario tal vez aumente por vasodilatación coronaria indirecta y por elevación de la presión arterial. Por otro lado, relaja la musculatura lisa del tubo digestivo, produce contracción del útero no ocupado y relajación del útero a término; estimula la lipólisis y genera hiperglucemia. La noradrenalina sólo se administra por vía intravenosa. Se distribuye en el organismo sin atravesar la barrera hematoencefálica y se inactiva rápido por la catecolorto-metiltransferasa y la monoaminooxidasa. Los metabolitos formados son inactivos y se eliminan por la orina. Su vida media es muy corta y sus efectos desaparecen en 1 a 2 min por su recaptura en las terminaciones nerviosas noradrenérgicas.

Indicaciones

Hipotensión arterial aguda cuando el volumen sanguíneo es adecuado.

Contraindicaciones y precauciones

Contraindicada en pacientes hipertensos, en enfermos con trombosis vascular mesentérica o periférica y en la mujer embarazada. No debe administrarse a pacientes hipotensos con déficit del volumen sanguíneo, excepto como medida de urgencia para mantener la perfusión coronaria y cerebral mientras se completa la terapéutica de reemplazo del volumen sanguíneo. Aunque es menos potente que la adrenalina para producir arritmias ventriculares, no debe emplearse cuando se usen anestésicos como ciclopropano, halotano y otros halogenados. Se tendrá cuidado de tomar la presión arterial cada 2 min, desde que se inicie la administración hasta el momento en que se consiga la presión arterial deseada. Es recomendable el monitoreo con electrocardiograma para detectar posibles arritmias cardiacas; de ser posible, conviene aplicarla en venas grandes, como la antecubital, y así evitar la extravasación y minimizar la posibilidad de necrosis. Los efectos de esta catecolamina se hallan aumentados en pacientes que reciben imipramina o guanetidina y son disminuidos con fármacos antihipertensivos y diuréticos.

Reacciones adversas

Frecuentes: palpitaciones, dificultad respiratoria, cefalea transitoria. Con la sobredosis o en pacientes susceptibles se produce hipertensión grave, cefalea intensa, dolor retrosternal, palidez, sudación y ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.