Skip to Main Content

Propiedades farmacológicas

La vitamina A es un elemento esencial para la función normal de la retina. El término vitamina A representa a retinol, retinaldehído y ácido retinoico, farmacológicamente disponibles como palmitato de retinol. Como ácido retinoico, a través de la transcripción de genes, estimula la síntesis y activación de proteínas (hormona del crecimiento, insulina) y actúa como factor de diferenciación en todas las células. En forma de 11-cis-retinaldehído funciona como grupo prostético de las proteínas sensibles a la luz (opsinas), formando rodopsina (en los bastones, que participan en la visión en condiciones de la iluminación baja) y yodopsina (en los conos azules, verdes y rojos utilizados para la visión de colores). La hipovitaminosis A se manifiesta como dificultad para adaptarse a la oscuridad y, en casos graves, ceguera nocturna. Además, produce engrosamiento de la epidermis, pérdida de las células secretoras de moco, particularmente de la conjuntiva y tractos gastrointestinal, respiratorio y urogenital. Por lo anterior, y por disminuir la función de neutrófilos, macrófagos, linfocitos NK y T cooperadores, incrementa la susceptibilidad a infecciones virales, bacterianas y parasitarias. Algunos estudios revelan que los suplementos periódicos de vitamina A disminuyen la mortalidad infantil y materna en poblaciones susceptibles. Por vía oral, la vitamina A se absorbe bien, mejora en presencia de alimentos grasos. Se une a lipoproteínas y proteínas fijadoras de retinol, se almacena en hígado, de donde el organismo la utiliza lentamente, y se elimina por vía renal. Atraviesa la barrera placentaria y se excreta en la leche materna.

Indicaciones

Tratamiento y prevención de la hipovitaminosis A.

Contraindicaciones y precauciones

Contraindicada en casos de hipersensibilidad a la vitamina A, hipervitaminosis A. Deben evitarse las dosis altas (mayores de 800 μg diarios) durante el embarazo. Evaluar otras fuentes alternas de vitamina A. Las dosis altas y por periodos prolongados pueden producir hipervitaminosis A. Administrar con cuidado a pacientes con daño hepático, hepatitis viral o falla renal.

Reacciones adversas

Poco frecuentes: cefalea, irritabilidad, vértigo, piel seca, hipercalcemia, pérdida de peso. En dosis altas por periodos prolongados produce hipervitaminosis A que se manifiesta por fatiga, letargo, molestia gastrointestinal, falta de apetito, vómito, resequedad de piel y pelo, alteraciones visuales, hepatotoxicidad, esplenomegalia, leucopenia, aumento de presión intracraneal. En dosis muy altas tiene efectos teratógenos.

Advertencias para el paciente

Esta presentación no se debe utilizar como suplemento alimenticio. El tratamiento de la deficiencia marginal (subclínica) incluye el consumo de alimentos ricos en vitamina A como hígado, carnes, huevo, zanahoria, mango, camote, y vegetales de hoja verde o en forma de suplemento disponible en combinación con las vitaminas C y D. Informar al médico si se presenta vómito, falta de apetito, fiebre, malestar general.

Vía de administración y dosis

Adultos:

Oral. Hipovitaminosis A grave, iniciar con 100 000 UI ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.