Skip to Main Content

Propiedades farmacológicas

Derivado sintético de la cumarina con propiedades anticoagulantes. Interfiere en la síntesis hepática de la vitamina K, la cual es necesaria para la síntesis completa de los factores de la coagulación II, VII, IX y X. La warfarina produce su efecto anticoagulante por la inhibición de la epóxido reductasa de la vitamina K, la enzima que cataliza el paso de la vitamina K oxidada a su forma reducida. La vitamina K reducida induce la carboxilación de los residuos de glutamato de los factores II (protrombina), VII (proconvertina), IX (Christmas) y X (Stuart) de la cascada de la coagulación. El bloqueo de esta carboxilación da por resultado moléculas incompletas que son biológicamente inactivas en la coagulación. Su efecto no es inmediato como el de la heparina, ya que depende de la disminución progresiva de los factores de la coagulación. No tiene efecto trombolítico, pero reduce la extensión de los trombos ya formados. Se absorbe rápida y completamente después de su administración oral y tiene una biodisponibilidad excelente. El efecto anticoagulante inicia de 8 a 10 h después de su administración; el efecto máximo se alcanza en 72 a 96 h. La duración del efecto de una sola dosis de warfarina es de dos a cinco días. Se une de manera amplia a las proteínas plasmáticas. Se metaboliza en el hígado y se excreta, junto con sus metabolitos, principalmente en la bilis. Su vida media de eliminación es de 20 a 89 h para el enantiómero R y de 18 a 43 h para el enantiómero S. Cruza con facilidad la barrera placentaria.

Indicaciones

Profilaxis y tratamiento de la trombosis venosa profunda, embolia pulmonar, complicaciones tromboembólicas asociadas a fibrilación auricular y sustitución de válvulas cardiacas. Profilaxis en el infarto recurrente del miocardio.

Contraindicaciones y precauciones

Contraindicada en casos de hipersensibilidad a la warfarina, tendencia hemorrágica, deficiencia de vitamina K, intervenciones quirúrgicas o traumatismos recientes, úlcera péptica, hemofilia, anemia, amenaza de aborto, hipertensión, pericarditis, endocarditis bacteriana, insuficiencia hepática o renal grave, anestesia regional o lumbar y durante el embarazo. Diversos medicamentos pueden modificar su efecto anticoagulante, entre ellos, antibióticos, salicilatos, sulfonamidas, hipoglucemiantes orales, alcohol y cimetidina que lo aumentan; mientras que los barbitúricos, anticonceptivos orales, griseofulvina y fenitoína lo disminuyen. La administración simultánea de fármacos antiinflamatorios no esteroideos y fibrinolíticos aumenta el riesgo de hemorragia. La anticoagulación excesiva se puede controlar con la interrupción del fármaco y, si es necesario, con la administración de fitonadiona.

Reacciones adversas

El riesgo más importante y frecuente es hemorragia, que puede ocurrir virtualmente en cualquier sitio. Los signos, síntomas y gravedad de la hemorragia varían con la localización y el grado de la hemorragia. No se ha establecido la frecuencia de efectos adversos; se ha informado de algunos casos de reacciones adversas de naturaleza idiosincrásica. Entre los efectos adversos informados para la warfarina se encuentran: reacciones de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.