Skip to Main Content

Propiedades farmacológicas

La zidovudina (AZT) es un análogo timidínico con actividad antiviral contra el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) 1 y 2, contra el virus linfotrópico T humano o de la leucemia (HTLV-1) y otros retrovirus. Por acción de la cinasa de timidina, en el interior de las células se convierte en monofosfato, difosfato y trifosfato de zidovudina, que bloquea en forma competitiva los efectos de la enzima transcriptasa inversa, esencial para la síntesis de DNA y, en consecuencia, la duplicación del virus de la inmunodeficiencia humana. La incorporación del trifosfato de zidovudina también suspende de manera prematura el crecimiento de la cadena de DNA. No cura la infección viral que causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), sólo reduce la morbilidad resultante de las infecciones por gérmenes oportunistas. Por este mecanismo prolonga la vida del paciente. La zidovudina también tiene propiedades antimicrobianas, en especial contra Shigella, Salmonella, Klebsiella, Enterobacter sp., Citrobacter sp., E. coli, aunque pronto se desarrolla resistencia a su efecto. Se absorbe rápido y casi por completo a través de la mucosa gastrointestinal, sufre metabolismo de primer paso en el hígado y se distribuye ampliamente en el organismo; alcanza concentraciones eficaces en el líquido cefalorraquídeo; también cruza la barrera placentaria. Por vía oral logra concentraciones plasmáticas máximas en 0.5 a 1.5 h; por vía intravenosa, en 1 h después de interrumpida la perfusión. Se une en forma parcial a las proteínas plasmáticas (30 a 38%) y se metaboliza por glucuronidación en un metabolito inactivo.

Indicaciones

Infección asintomática por virus de la inmunodeficiencia humana. Fármaco de primera elección en el tratamiento del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida).

Contraindicaciones y precauciones

Contraindicada en casos de hipersensibilidad a la zidovudina, deficiencia de ácido fólico o de vitamina B12, disfunción hepática; durante el embarazo y la lactancia, se debe considerar la relación entre riesgo y beneficio. Tener en cuenta que puede ocurrir anemia dos a seis semanas después de iniciado el tratamiento; en tal caso, ajustar la dosis o interrumpir el tratamiento. Su administración simultánea con depresores de la médula ósea, fármacos que producen discrasias sanguíneas o radioterapia aumenta el efecto mielodepresor. El ganciclovir aumenta su toxicidad hematológica. Por competir con la vía metabólica, diversos medicamentos (benzodiazepinas, cimetidina, sulfonamidas, morfina) aumentan sus concentraciones sanguíneas y riesgos de toxicidad.

Reacciones adversas

Frecuentes: cefalea intensa, insomnio, náusea, mialgias, anemia, leucopenia, neutropenia.

Poco frecuentes: variaciones en el recuento de plaquetas, hiperpigmentación de las uñas.

Raras: manifestaciones de hepatotoxicidad (náusea, anorexia, molestia abdominal, sensación de malestar general), debilidad muscular, atrofia muscular, cambios en el estado de ánimo, confusión, convulsiones.

Advertencias para el paciente

No se debe interrumpir el tratamiento y se deben administrar las dosis indicadas por el médico. No administrar otros medicamentos no prescritos por el especialista. Evitar el embarazo ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.