Skip to Main Content

PRINCIPIOS BIOMECÁNICOS DEL PIE Y EL TOBILLO

La función principal del pie y el tobillo es la locomoción. Por lo tanto, es crucial que el médico que trata trastornos del pie y el tobillo conozca y comprenda la anatomía y principios biomecánicos de éstos. La siguiente es una revisión reducida de los principios biomecánicos del pie y el tobillo durante el ciclo de la marcha. Una vez que se conocen y comprenden, permiten al médico diagnosticar los problemas que afectan la anatomía y función del pie y el tobillo.

Marcha

La marcha es la progresión ordenada del cuerpo en el espacio con el menor gasto energético posible. Conforme el cuerpo se mueve en el ciclo de la marcha, se generan fuerzas musculares activas para contrarrestar los efectos pasivos de la gravedad en el cuerpo. A fin de adaptarse a estas fuerzas, el pie es flexible al momento de apoyar el talón para permitir la absorción del impacto del cuerpo contra el suelo. Sin embargo, al final de la fase del paso, el pie se vuelve rígido al despegar los dedos, cuando debe ayudar a mover el cuerpo hacia el frente. La magnitud de las fuerzas en el pie aumenta mucho conforme se incrementa la velocidad de la marcha. Por ejemplo, cuando un individuo camina, la fuerza inicial con la que el pie toca el piso es cercana al 80% de su peso corporal. Con el trote, la fuerza aumenta a cerca de 160%. Además, la fuerza máxima contra el pie durante la marcha es del 110% del peso corporal, para el trote es del 240%. Este marcado incremento contribuye a algunas de las lesiones que se observan en los corredores.

El ciclo de la marcha

El análisis de la marcha se describió en el capítulo 1, pero aquí se presentan más detalles sobre la función del pie y el tobillo (figs. 8-1 y 8-2). Un componente importante de la exploración física es la observación del paciente durante el ciclo de la marcha. Esto ayuda al médico a identificar la causa de una anomalía en la marcha. Por ejemplo, una deformidad en pie equino por espasticidad o contractura hace que los dedos hagan el contacto inicial con el suelo, en lugar del talón. Además, al 7% del ciclo de la marcha el pie casi siempre está plano sobre el piso, pero la espasticidad o contractura del tendón de Aquiles retrasa este aspecto. Al 12% del ciclo, el pie contrario se despega por los dedos y comienza la fase de balanceo. La elevación del talón del pie asentado comienza al 34% del ciclo, mientras la pierna que se balancea pasa a la pierna de apoyo. En presencia de espasticidad, la elevación del talón ocurre antes, y por el contrario, cuando hay debilidad del complejo gastrocnemio-sóleo, la elevación del talón es más tardía. El golpe de talón del pie ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.