Skip to Main Content

MEDICINA DEL DEPORTE Y ORTOPEDIA AMBULATORIA

VALORACIÓN GENERAL DE LAS LESIONES MUSCULOESQUELÉTICAS

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • El interrogatorio es la base para el diagnóstico de problemas musculoesqueléticos.

  • El mecanismo de lesión puede explicar la patología y los síntomas.

  • Debe determinarse si la lesión es traumática o no, aguda o crónica, de alta o baja velocidad (la mayor velocidad sugiere daño estructural más grave) o si algún movimiento agrava o alivia el dolor relacionado con la lesión.

Generalidades

Los problemas musculoesqueléticos originan alrededor de 10 a 20% de las consultas ambulatorias del médico familiar. Los problemas ortopédicos pueden clasificarse como traumáticos (relacionados con una lesión) o no traumáticos (degenerativos o síndromes por uso excesivo), agudos o crónicos. Por lo general, el mecanismo de lesión es la parte más útil del interrogatorio para establecer el diagnóstico.

Debe investigarse el inicio de los síntomas. En caso de lesiones traumáticas, los pacientes casi siempre buscan atención médica una a seis semanas después del inicio de las manifestaciones. El individuo debe describir la localización exacta de los síntomas, lo que ayuda a identificar las estructuras anatómicas que pudieran estar dañadas. Si el paciente proporciona información vaga, el médico puede pedirle que señale con un solo dedo el punto de máximo dolor.

Manifestaciones clínicas
A. Signos y síntomas

Las principales molestias musculoesqueléticas son dolor (el más frecuente), inestabilidad o disfunción alrededor de las articulaciones. Como los signos y síntomas suelen ser inespecíficos, se facilita el diagnóstico clínico al identificar la combinación esperada de los signos y síntomas de la exploración física. Es probable que los pacientes describan síntomas de “bloqueo” o de “rigidez”, lo que sugiere una alteración en el interior de las articulaciones. Los síntomas de “debilidad” o “inestabilidad” sugieren lesión ligamentaria. Sin embargo, estos síntomas también podrían deberse al dolor que causa inhibición muscular. Los síntomas generales, como fiebre, pérdida de peso, inflamación sin lesión o manifestaciones sistémicas sugieren procesos patológicos (como infección, cáncer o enfermedad reumatológica).

La valoración inicial debe seguir los lineamientos traumatológicos usuales para descartar una lesión articular grave. No obstante, las valoraciones típicas en la clínica siguen los elementos habituales de la exploración física y deben incluir inspección, palpación, valoración de los arcos de movimiento y del estado neurovascular.

La inspección incluye búsqueda de inflamación, eritema, atrofia, deformidad y cicatrices quirúrgicas. Debe pedirse al paciente que mueva las articulaciones afectadas (cuadro 41-1). Si el movimiento es asimétrico, el médico debe valorar los arcos de movimiento pasivo para detectar cualquier limitación física.

Cuadro 41–1.

Exploración del hombro.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.