Skip to Main Content

Valoración del paciente con trastornos cutáneos

VALORACIÓN DEL PACIENTE CON TRASTORNOS CUTÑNEOS

La dificultad del examen de la piel radica en distinguir lo normal de lo anormal y los signos importantes de los triviales, así como en integrar los signos y síntomas pertinentes en un diagnóstico diferencial apropiado. El hecho de que el mayor órgano corporal resulte visible es a la vez una ventaja y un inconveniente para los que lo examinan. Es una ventaja porque no se necesita ningún instrumento especial aparte de una lupa y porque es posible tomar muestras para biopsia con pocas molestias. Sin embargo, el observador casual puede verse abrumado por una gran variedad de estímulos y pasar por alto importantes signos sutiles de enfermedades cutáneas o generalizadas. Por ejemplo, las desigualdades de color y forma, en ocasiones mínimas, que diferencian a un melanoma maligno (fig. 51-1) de un nevo pigmentario benigno (fig. 51-2) pueden ser difíciles de identificar. Con el fin de facilitar la interpretación de las lesiones cutáneas se han desarrollado diversos términos descriptivos para clasificarlas (cuadros 51-1 a 51-3; fig. 51-3) y para formular un diagnóstico diferencial (cuadro 51-4). Por ejemplo, la presencia de un gran número de pápulas descamativas, por lo general indicativa de una psoriasis o dermatitis atópica, sitúa al paciente en una categoría diagnóstica diferente de quienes presentan pápulas hemorrágicas, que suelen ser un signo de vasculitis o de sepsis (fig. 51-4 y 51-5, respectivamente). Es importante diferenciar entre lesiones cutáneas primarias y secundarias. Si el explorador se centra en las erosiones lineales que se extienden sobre una zona de eritema y descamación, puede suponer erróneamente que la erosión es la lesión primaria y que el eritema y la descamación son secundarios, aunque la interpretación correcta sería que el paciente padece una dermatitis eccematosa pruriginosa y las erosiones han sido producidas por el rascado.

Figura 51-1

Melanoma superficial “en extensión”. Es el tipo de melanoma más común. Las lesiones por lo común tienen carácter asimétrico, irregularidad de bordes, diversidad de colores (negro, azul, pardo, rosa y blanco), más de 6 mm de diámetro y antecedentes de modificaciones (como aumento de tamaño o aparición de síntomas coexistentes como prurito o dolor).

Figura 51-2

Nevo nevomelanocítico. Los nevos son proliferaciones benignas de nevomelanocitos, caracterizadas por máculas o pápulas hiperpigmentadas, con bordes regulares y color uniforme.

CUADRO 51-1

Descripciones de lesiones primarias de la piel

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.