Skip to Main Content

DOLOR TORÁCICO

Las molestias en el pecho están entre los problemas que con mayor frecuencia debe afrontar el médico en la consulta y en el servicio de urgencias. El diagnóstico diferencial se extiende a los trastornos que afectan a todos los órganos del tórax y el abdomen, y cuyas implicaciones pronósticas pueden variar desde muy benignas hasta peligrosas para la vida (cuadro 12-1). Cuando no se diagnostican trastornos potencialmente tan graves como la cardiopatía isquémica aguda, la disección aórtica, neumotórax a tensión o la embolia pulmonar, pueden sobrevenir complicaciones muy graves y hasta la muerte. A la inversa, cuando se aplica una actitud demasiado conservadora a pacientes que tienen pocos riesgos, las consecuencias son hospitalización, pruebas y exploraciones que pueden ser innecesarias, y angustia.

CUADRO 12-1

Diagnósticos en pacientes con dolor torácico sin infarto del miocardio

ETIOLOGÍA DEL DOLOR TORÁCICO

Isquemia y lesión miocárdica

La isquemia miocárdica aparece cuando el aporte de oxígeno al corazón es insuficiente para cubrir sus necesidades metabólicas. Esta desigualdad puede causarla un menor aporte de oxígeno, aumento de las demandas, o a ambos factores. La causa subyacente más frecuente de isquemia miocárdica es la oclusión de las arterias coronarias que resulta de ateroesclerosis; si se produce esa obstrucción, sobrevienen episodios de isquemia transitoria que desencadenan la mayor demanda de oxígeno exigida por el ejercicio. Ahora bien, la isquemia también puede aparecer por un estrés psicológico, o deberse a fiebre o a una comida abundante, o ser consecuencia de un menor aporte de oxígeno a los tejidos, como en la anemia, la hipoxia o la hipotensión. La hipertrofia ventricular debida a valvulopatía, a miocardiopatía hipertrófica o a hipertensión puede predisponer a una isquemia del miocardio a causa del menor paso de la sangre desde las arterias coronarias epicárdicas hacia el endocardio.

Angina de pecho (Véase cap. 243.) La molestia retroesternal de la isquemia miocárdica es un malestar visceral que suele percibirse como una sensación de pesadez, opresión o aplastamiento (cuadro 12-2). Otros adjetivos comunes que se aplican al dolor anginoso son ardoroso y sordo. Algunos pacientes niegan toda sensación de “dolor”, pero admiten que a veces tienen disnea o una vaga sensación de angustia o ansiedad. A veces, el uso de algunos términos como “agudo” o “punzante” (transfictivo) por parte del paciente denota más la intensidad ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.