Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La importancia de la cervicalgia y dorsalgia en la sociedad se resalta por los siguientes datos: 1) el costo por dorsalgia en Estados Unidos rebasa los 100 mil millones de dólares por año; casi una tercera parte de los costos son gastos directos en atención a la salud y dos terceras partes indirectos por la pérdida de salarios y productividad; 2) los síntomas de la región dorsal son la causa más común de incapacidad en individuos <45 años de edad; 3) la lumbalgia es la segunda razón para acudir a consulta con el médico en Estados Unidos, y 4) 70% de las personas tendrán dorsalgia en algún momento de su vida.

ANATOMÍA DE LA COLUMNA VERTEBRAL

La cara anterior de la columna vertebral consiste de cuerpos vertebrales cilíndricos separados por discos intervertebrales, que se mantienen unidos por los ligamentos longitudinales anterior y posterior. Los discos intervertebrales están compuestos de un núcleo pulposo central gelatinoso rodeado por un anillo cartilaginoso fuerte, el anillo fibroso. Los discos causan 25% de la longitud de la columna vertebral y permiten que las vértebras óseas se desplacen con facilidad una con otra (figs. 22-1 y 22-2). La desecación del núcleo pulposo y la degeneración del anillo fibroso se incrementan con la edad y ocasionan disminución de la altura del disco. Los discos son más grandes en las regiones cervical y lumbar, donde los movimientos de la columna vertebral son más amplios. La cara anterior de la columna vertebral absorbe el impacto de los movimientos corporales como la marcha y correr y, junto con la cara posterior de la columna vertebral, protege a la médula espinal y a las raíces nerviosas en el conducto medular.

FIGURA 22-1.

Anatomía vertebral. (Tomado de A Gauthier Cornuelle, DH Gronefeld: Radiographic Anatomy Positioning. New York, McGraw-Hill, 1998; con autorización.)

FIGURA 22-2.

Columna vertebral. (Tomado de A Gauthier Cornuelle, DH Gronefeld: Radiographic Anatomy Positioning. New York, McGraw-Hill, 1998; con autorización.)

La cara posterior de la columna vertebral consiste de los arcos vertebrales y las apófisis. Cada arco consiste de pedículos cilíndricos pares en dirección anterior y láminas pares en sentido posterior. Los arcos vertebrales dan origen a dos apófisis transversales en dirección lateral, una apófisis espinosa en sentido posterior más dos carillas articulares superiores y dos inferiores. La posición de las carillas articulares superior e inferior constituyen la carilla articular. La parte posterior de la columna proporciona un punto de fijación para la inserción de músculos y ligamentos. La contracción de los músculos unidos a las apófisis espinosas y transversas así como la lámina del arco vertebral trabajan como un sistema de poleas y palancas que producen la flexión, extensión y movimientos laterales de la columna vertebral.

La lesión de las raíces nerviosas (radiculopatía) es una causa común de dolor de cuello, brazos, región lumbar y extremidades inferiores (figs. 31-2 y 31-3). Las raíces nerviosas ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.