Skip to Main Content

Introducción

COMPETENCIA

  • Realizar e interpretar las pruebas de tiempo de sangrado, tiempo de coagulación y tiempo de protrombina.

Revisión de conceptos

El proceso de la hemostasia evita o detiene el flujo de sangre tras la lesión de un vaso sanguíneo. La hemorragia se produce cuando la integridad vascular se pierde y se interrumpe a causa de tres tipos de fenómenos hemostáticos: la reacción vascular o vasoespasmo, la formación de un tapón plaquetario o respuesta plaquetaria y la activación de la cascada de la coagulación con formación de una red o coágulo de fibrina, que origina el sellado del vaso sanguíneo y la prevención de la pérdida posterior de sangre. Las dos primeras respuestas se conocen como hemostasia primaria y en condiciones normales se producen en 1 a 3 min después de que ocurre la lesión. Cuando es en un vaso pequeño, como una arteriola o un capilar, por lo general la hemostasia primaria es suficiente para detener el sangrado. La constricción de una arteriola lesionada puede ser tan intensa que su luz se cierra. Es probable que la vasoconstricción se deba a la serotonina y otros vasoconstrictores liberados por las plaquetas que se adhieren a las paredes de los vasos donados. En los vasos de mayor calibre se requiere consolidación del tapón plaquetario mediante una red de fibrina que aporta la cascada de la coagulación. Sin los filamentos de fibrina que proporcionan apoyo estructural al tapón plaquetario, éste se destruye con rapidez.

La cascada de la coagulación (véase la figura 31.1) consta de tres etapas: a) fase tromboplástica, que tarda 3 a 10 min en producirse; b) vía común, de 12 a 15 s, y c) conversión del fibrinógeno en fibrina, sólo de 1 a 2 s. Por lo tanto, para una hemostasia normal se requieren: 1) una respuesta vascular adecuada; 2) plaquetas normales cualitativa y cuantitativamente, y 3) presencia de los factores de la cascada de la coagulación. El tiempo total para que estos fenómenos se produzcan es de 3 a 10 min, ya que no ocurren en secuencia, sino de manera simultánea.

Existen varias pruebas sencillas para valorar la integridad del proceso hemostático. La prueba de tiempo de sangrado se utiliza para verificar in vivo la respuesta hemostática a una lesión producida a nivel capilar o anterior (primero y segundo sucesos hemostáticos). El tiempo de coagulación es una prueba muy sencilla, aunque poco sensible, mediante la cual puede valorarse in vitro la capacidad hemostática de la cascada de la coagulación para formar una red de fibrina en una muestra de sangre venosa que no contiene contaminación tisular y se deja coagular en un tubo de ensayo sin ninguna manipulación o adición de reactivos. El tiempo ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.