Skip to Main Content

Introducción

La estenosis hipertrófica del píloro es un problema quirúrgico conocido dentro de la población pediátrica. El tratamiento es de rápido éxito y es muy gratificante para ambos padres y para el cirujano. El paciente se recupera rápidamente y se devuelve a la dieta y la actividad normal en pocos días.

Epidemiología y etiología

La incidencia varía, se produce en aproximadamente 2 a 4 por cada 1 000 nacidos vivos.1 Han habido numerosos informes en la literatura que citan una amplia variedad de factores etiológicos.

Aunque ningún gen específico ha sido identificado como la causa, algunos síndromes, como el de Smith-Lemli-Opitz, de Cornelia de Lange, y otras anomalías cromosómicas se han asociado con la estenosis hipertrófica del píloro.

Se presenta 4 veces más en los niños que en las niñas. La razón exacta de la discriminación de género sigue siendo desconocida.

Los agentes farmacéuticos, hormonas y factores de crecimiento han sido relacionados con la estenosis hipertrófica del píloro. La eritromicina, a través de su acción como agonista de la motilina, induce fuertes contracciones gástricas y pilóricas que eventualmente pueden conducir a la estenosis hipertrófica del píloro.2

Las prostaglandinas también han sido implicadas como agentes causales. Los altos niveles de prostaglandinas se han encontrado en lactantes con estenosis hipertrófica del píloro, lo que sugiere una asociación positiva.3

Asimismo se ha identificado que la falta de óxido nítrico, es motivo de una falla en la relajación del músculo pilórico, ya que en hallazgos histológicos de píloros de lactantes enfermos hay un déficit de la enzima sintasa de óxido nítrico.4

Cuadro clínico

Los lactantes con esta patología tienen en promedio de 3 a 5 semanas de vida. Son de término, y son sanos. El lactante se presenta con un cuadro de vómito no biliar, gastroalimentario nunca biliar, progresivo, en proyectil.

Si hay retraso en el diagnóstico, el paciente se puede presentar con deshidratación grave, y puede observarse letárgico. De 2 a 5% puede presentar ictericia, bilirrubina indirecta, debido a un déficit de glucuronil transferasa (hiperbilirrubinemia indirecta).5

Puede documentarse pérdida de peso, debido a la limitada ingesta de líquidos. En la parte superior del abdomen se puede observar una onda peristáltica gástrica. Hasta en 80% de los casos se puede palpar la oliva pilórica, la palpación de abdomen debe realizarse de manera gentil, en un ambiente adecuado, y con el estómago vacío, se recomienda colocar una sonda orogástrica para vaciar el contenido gástrico.

Laboratorio y estudios radiológicos

Adjuntos a la evaluación clínica se deberán tomar biometría hemática, tiempos de coagulación, electrólitos séricos y gasometría arterial. Está bien documentada la alteración hidroelectrolítica que presentan estos lactantes, alcalosis metabólica hipoclorémica.

En la actualidad debe realizarse de manera rutinaria USG ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.