Skip to Main Content

1. Reanimación neonatal

Al nacer, aproximadamente 10% de los neonatos requiere alguna asistencia para iniciar la respiración. Menos de 1% necesita medidas de reanimación extensas. Con la evaluación cuidadosa de los factores de riesgo, la mayoría de estos neonatos puede ser identificada antes del nacimiento. Los puntos críticos para la reanimación neonatal exitosa son: anticipación, preparación adecuada, evaluación precisa e inicio temprano del apoyo.1

Los recién nacidos que no requieren reanimación pueden identificarse por lo general con evaluación rápida mediante las siguientes preguntas: ¿Gestación de término? ¿Lloró o respiró por sí mismo al momento de nacer? ¿Tono muscular adecuado?

Si la respuesta a todas las preguntas previas es “sí”, el neonato no requiere reanimación y no debe ser separado de la madre. Debe asearse, colocarse con la madre, y cubrirse para mantener la temperatura adecuada, mientras se observa su respiración, actividad y coloración.

Si la respuesta a alguna de las preguntas previas es “no”, entonces el neonato debe recibir una o más de las siguientes acciones en secuencia:

  1. Pasos iniciales de estabilización.

  2. Ventilación.

  3. Compresiones torácicas.

  4. Administración de adrenalina y/o expansión de volumen.1

Se permiten aproximadamente 60 segundos (“el minuto de oro”) para realizar los pasos iniciales, si es necesario debe valorarse el inicio del apoyo a la respiración (figura VI.1-1).1

figura VI.1-1

Algoritmo de reanimación neonatal.

* Pasos correctivos: MR SOPA.

Los pasos iniciales comprenden: colocación del neonato bajo una fuente de calor en posición de olfateo para abrir la vía respiratoria, despejar ésta si es necesario con una pera de goma o sonda de aspiración, secar al neonato y estimular la respiración.1,2

Los neonatos prematuros con peso al nacer muy bajo, están predispuestos a presentar hipotermia, por lo que se recomiendan técnicas adicionales para calentarlos (p. ej., cubrirlos con una bolsa de polietileno).1

Se debe realizar succión endotraqueal en neonatos no vigorosos y con líquido amniótico teñido de meconio, sin embargo, si el intento de intubación es prolongado y no exitoso, debe considerarse ventilación con bolsa, en especial cuando se encuentre con bradicardia persistente.1

La decisión de progresar la reanimación posterior a los pasos iniciales se determina por la evaluación simultánea de dos características: respiración (apnea, jadeo o dificultad para respirar) y frecuencia cardiaca (mayor o menor a 100 latidos por minuto [lpm]).1,2

En caso de presentar dificultad para respirar o cianosis persistente en los pacientes con respiración espontánea, debe despejarse la vía respiratoria, vigilar la saturación de oxígeno, administrarlo y considerar el uso de presión positiva continua (CPAP).1,2

Si el neonato presenta frecuencia cardiaca menor a 100 lpm, jadea o se encuentra en apnea, se inicia ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.