Skip to Main Content
Introducción
++

La ginecoobstetricia moderna requiere de la constante capacitación del médico, ya que la medicina continúa evolucionando día con día. El aumento del índice de cesáreas, así como la disminución en la aplicación del fórceps en México, nos obliga a seguir preparándonos para hacer diagnósticos oportunos orientados a disminuir la morbimortalidad perinatal. La práctica de la obstetricia implica entonces una continua capacitación, toda vez que el avance de la medicina y la mejora de los métodos auxiliares de diagnóstico nos ayudan a cumplir ese fin.

++

Hay un hecho muy importante que sin lugar a duda nos afecta: al parecer, está “pasando de moda” un conocimiento esencial adquirido en la escuela de medicina, como lo es hacer una buena historia clínica, con un interrogatorio por aparatos y sistemas, llevando a cabo una semiología apropiada para tener un diagnóstico de presunción y, posteriormente, solicitar exámenes de laboratorio y gabinete que permitan confirmar el diagnóstico y así poder brindar una mejor atención a nuestros pacientes.

++

Ante esa tendencia, no olvidemos que la clínica nunca debe quedar en segundo plano, de manera que los médicos actuales no deben abusar del uso de internet y de la cibernética, pues ello conduce a que la relación médico-paciente empobrezca.

++

Por el contrario, tomemos en cuenta que hoy en día las aportaciones de los estudios ultrasonográficos realizados en el primer trimestre del embarazo nos permiten hacer un diagnóstico a muy temprana edad gestacional. A partir de este sencillo ejemplo, podemos decir que en los últimos años ha habido una importante reducción de la morbimortalidad perinatal gracias a los avances de la medicina.

++

Asimismo, nunca debemos olvidar uno de los principios fundamentales aprendidos desde que somos estudiantes: la relevancia de la medicina preventiva en todas las patologías, ya que “más vale prevenir que lamentar”. Y la base del éxito para un buen nacimiento radica en el inicio del control prenatal ante la sospecha de un embarazo; la toma de exámenes de laboratorio y ultrasonido; la cita mensual con un médico, de preferencia un especialista, para que en caso de que haya complicación, se refiera a la paciente a un hospital de tercer nivel que reúna toda la tecnología e infraestructura que permita resolver cualquier contingencia de la mejor manera posible.

++

Esta obra consta de 42 capítulos y está diseñada para actualizarnos en el diagnóstico y tratamiento de algunos de los problemas frecuentes de la ginecoobstetricia. Recordemos que una de las dos principales causas de muerte materna es la hemorragia obstétrica, por lo que uno de los objetivos del presente texto es capacitar a los médicos en formación para detectar esta complicación y actuar de forma oportuna para resolverla.

++

Durante mi práctica profesional, que supera ya 25 años, de los cuales más de 15 los he pasado dentro de la Unidad Tocoquirúrgica del Instituto Nacional de Perinatología (INPer), he visto casi todas las patologías de la especialidad; también han pasado por el INPer muchas generaciones de médicos residentes que actualmente desempeñan su labor ya sea en otras entidades o fuera de la República Mexicana, poniendo en alto a la ginecoobstetricia de nuestro país.

++

Ellos son muestra fiel de que “la práctica hace al maestro”, y en la presente obra se reúne el resultado de la investigación realizada por especialistas que, de esta forma, ponen en las manos del lector una guía que sin duda contribuirá al objetivo de salvaguardar la salud de la población.

++

Jorge Beltrán Montoya

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.