Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las complicaciones urológicas, vasculares y sobre todo las gastrointestinales son quizá las más frecuentes dentro de todas las disciplinas quirúrgicas. Debido a que por lo regular los ginecólogos operan a pacientes con alto grado de riesgo (endometriosis, obesidad, procedimientos quirúrgicos previos, enfermedad pélvica inflamatoria, edad avanzada de los pacientes o antecedente de malignidad) a causa de lesiones de estructuras adyacentes, es fundamental la importancia de conocer la forma de diagnosticarlas y repararlas a tiempo. Sin embargo, hay que tener presente que este tipo de reparaciones entra dentro del campo del cirujano general e incluso hasta del cirujano vascular o urólogo. Por esa razón, todas las reparaciones siempre deben someterse a la supervisión o realización por parte del personal más calificado, lo cual no obsta para que todos los cirujanos ginecólogos deban estar familiarizados con la técnica.

Este capítulo pretende describir las técnicas para el diagnóstico y manejo oportuno de las lesiones más comunes (gastrointestinales, vasculares y urológicas) en cirugía ginecológica.

LESIONES GASTROINTESTINALES

Adherencias

Las adherencias son muy comunes en la cirugía ginecológica y obstétrica, y suelen acompañarse de infertilidad o dolor pélvico, o registrar el antecedente de enfermedad pélvica inflamatoria. Cabe mencionar que la extensión de las adherencias pocas veces guarda relación con la sintomatología de las pacientes.

De manera habitual, las adherencias se producen cuando el tejido se encuentra lesionado y la fibrina se deposita en las superficies del peritoneo parietal y visceral donde crea una conexión anómala. Cualquier proceso que afecte la fibrinólisis tiende a retrasar la resolución de las adherencias. Su laxitud depende del grado en que la fibrina y los fibroblastos se infiltran en el tejido. En virtud de esto último, las adherencias se clasifican en firmes y laxas.

Factores de riesgo:

  • De 50 a 90% de las pacientes con una operación pélvica previa tienen adherencias.

  • Endometriosis.

  • Antecedente de enfermedad pélvica inflamatoria.

  • Obesidad.

  • Irradiación.

  • Irritantes químicos.

Técnica de lisis. Se aplica tracción gentil sobre las adherencias, y se evita la pretensión de liberarlas mediante tracción o disección roma. Es preciso evidenciar los planos para irlos cortando poco a poco con tijera o bisturí. Siempre hay que prescindir del cauterio para evitar la lesión de los elementos nobles que pueden estar inmersos en las adherencias.

Si se trata de realizar tracción para liberar las adherencias, se pueden provocar lesiones sobre la serosa visceral e incluso en toda la pared intestinal.

Recomendaciones para el acceso abdominal en pacientes de riesgo. En el caso de pacientes con múltiples factores de riesgo, se debe planear una intervención larga y meticulosa. Se prefiere incidir en un área distinta a la de aquélla donde se han realizado cirugías previas, así como primero se procede a disecar todas las adherencias que se encuentran a cada lado de la incisión en la pared abdominal ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.