Skip to Main Content

Introducción

El paro cardíaco o cardiorrespiratorio (PCR) súbito es una de las principales causas de muerte, con una incidencia del PCR extrahospitalario en Estados Unidos y Canadá de 58 personas/año por cada 100 000 habitantes; no existen estudios de la incidencia de PCR en México. En términos generales, el pronóstico de las personas que sufren un PCR es malo y las principales medidas que modifica la supervivencia son la prevención, la reanimación cardiopulmonar (RCP) y sobre todo la desfibrilación. Sin ellas, la supervivencia de un paciente con PCR que sucede en el contexto extrahospitalario es baja, de manera global en rango de 2 a 11% (en promedio ≤ 6%), excepto en la fibrilación ventricular, el cual es el ritmo con mejor pronóstico con una sobrevida de hasta 21%. Sin RCP por cada minuto entre el colapso y la desfibrilación la probabilidad de supervivencia disminuye entre 7 a 10%, lo que brinda RCP por cada minuto de retraso del colapso hasta intentar la desfibrilación, la sobrevida disminuye 3 a 4%, con lo que se concluye que la RCP básica duplica y hasta triplica la probabilidad de sobrevida.

En los pacientes que presentan un PCR intrahospitalario, en fecha reciente se reportó que en 79.3% el ritmo inicial fue de asistolia o actividad eléctrica sin pulso (ritmos no desfibrilables), 20.7% tuvo fibrilación ventricular o taquicardia ventricular sin pulso, y se observó una mejoría en la sobrevida de 8.6% del 2000 al 2009 (de 13.7 a 22.3 por ciento).

Puesto que cualquier persona puede aplicar estas medidas, las sociedades de RCP recomiendan que la población general, entre ella personal médico y no médico (paramédicos, policías, bomberos, entre otros), reciba entrenamiento de RCP básica. Además, se exhorta a instalar desfibriladores externos automáticos en todos los lugares concurridos; la medida anterior es eficaz dado que al llevar a cabo los pasos completos de la cadena de supervivencia se mejora la sobrevida posterior a un PCR presenciado.

Los objetivos de este capítulo son presentar al personal de salud las recomendaciones más actuales de la American Heart Association (AHA; Sociedad Estadounidense del Corazón), el European Resuscitation Council (ERC; Comité Europeo de Reanimación) y el International Liaison Committee on Resuscitation (ILCOR; Comité Internacional de Coordinación en Reanimación) respecto a la atención de las personas con PCR.

Las recomendaciones establecen una serie de lineamientos que facilitan el orden de las acciones ante un PCR; estos lineamientos se basan en un algoritmo universal descrito por el ILCOR, son simples y tienen el objetivo de aplicarse a los pacientes en la mayoría de las circunstancias; sin embargo, no pretenden sustituir la valoración clínica del personal médico encargado de la reanimación ni el juicio de los reanimadores.

Definición

El PCR súbito es el cese abrupto de la actividad mecánica contráctil del corazón (con o sin actividad eléctrica cardíaca), lo que condiciona ausencia de presión arterial y flujo ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.