Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La primera edición de esta obra, publicada en 1941, a menudo acredita haber organizado el campo de la farmacología, proporcionándole validez intelectual y una identidad académica. La primera edición iniciaba: “El tema de la farmacología es amplio e incluye el conocimiento de los orígenes, propiedades físicas y químicas, compuestos, acciones fisiológicas, absorción, distribución, excreción y usos terapéuticos de los fármacos. Un fármaco puede definirse en términos generales como un agente químico que afecta el protoplasma de organismos vivos y pocas sustancias podrían escapar de su inclusión en esta definición”. Estas dos afirmaciones aún tienen validez. La primera sección de las 12 de esta obra proporciona las bases para estas definiciones al explorar los procesos de invención de fármacos y su desarrollo hacia una entidad terapéutica, seguida por las propiedades básicas de las interacciones entre los fármacos y los sistemas biológicos: farmacodinámica, farmacocinética (que incluye transporte y metabolismo de fármacos) y farmacogenómica. En las secciones siguientes se revisa el uso de fármacos como agentes terapéuticos en seres humanos.

Los autores utilizaron de manera intencional el término invención para describir el proceso por el cual se identifica un nuevo fármaco y llevado a la práctica médica, en lugar del término más convencional descubrimiento. Este cambio semántico significativo fue sugerido por Michael S. Brown, MD, colaborador de los autores, y se considera apropiado. En el pasado se descubrieron fármacos como productos naturales y se utilizaron como tales. Hoy en día, los fármacos útiles rara vez se descubren del sitio donde se ocultan en espera de ser encontrados; más bien, son producidos y hechos realidad a través de la experimentación y optimización de muchas propiedades independientes. El término invención hace énfasis en este proceso; existe poca probabilidad de que esto ocurra por accidente.

DE LAS EXPERIENCIAS INICIALES CON LAS PLANTAS A LA QUÍMICA MODERNA

La fascinación del hombre (y en ocasiones la necedad) con los compuestos químicos (fármacos) que alteran la función biológica es muy antigua y surgió como resultado de la experiencia con las plantas y la dependencia con las mismas. La mayor parte de las plantas cuenta con raíces y muchas son capaces de sintetizar productos químicos, produciendo compuestos nocivos con fines de defensa y que los animales han aprendido a evitar y el hombre ha adquirido los conocimientos para explotarla. En las ediciones anteriores se describieron muchos ejemplos que ahora se presentan en esta obra: la observación de un prior de un convento árabe de que el café (cafeína) modificaba la conducta de las cabras, quienes retozaban toda la noche después de consumir bayas de la planta de café; el uso de hongos o de la planta de la belladona (que contiene alcaloides de la belladona como atropina y escopolamina) por envenenadores profesionales y el uso diferente de la belladona (“bella dama”) para producir dilatación de las pupilas. Otros ejemplos incluyen el uso de la hierba china ma huang (que contiene ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.