Skip to Main Content

ENFRENTÁNDOSE AL CONTACTO CON PRODUCTOS XENOBIÓTICOS

El ser humano tiene contacto con miles de sustancias químicas, medicamentos o productos xenobióticos (sustancias ajenas al cuerpo) por exposición intencional, exposición accidental a contaminantes ambientales y por la alimentación. Por fortuna, el ser humano posee un sistema para eliminar con rapidez los productos xenobióticos de modo que no se acumulan en los tejidos ni los dañan. La capacidad que tiene el ser humano de metabolizar y eliminar fármacos es un proceso natural que comprende las mismas rutas enzimáticas y sistemas de transporte utilizados para el metabolismo normal de los componentes de la alimentación. De hecho, las plantas son una fuente frecuente de productos xenobióticos en la alimentación y contribuyen con numerosas sustancias químicas con estructuras distintas, algunas de las cuales producen pigmentos y otras son toxinas (llamadas fitoalexinas) que protegen a las plantas contra los depredadores. Por ejemplo, los hongos venenosos producen toxinas que son letales para los mamíferos, como la amanitina, giromitrina, orelanina, muscarina, ácido iboténico, muscimol, psilocibina y coprina. Los animales tienen que metabolizar y eliminar estas sustancias químicas para poder comer la vegetación.

Los fármacos se consideran productos xenobióticos y el ser humano metaboliza la mayor parte. Numerosos medicamentos se derivan de las sustancias químicas que contienen las plantas, algunas de las cuales se han utilizado durante miles de años en la fitoterapia china. Por lo tanto, no resulta sorprendente observar que el ser humano también metabolice los fármacos sintéticos a través de rutas que simulan la absorción de las sustancias químicas encontradas en los alimentos. Esta capacidad para metabolizar productos xenobióticos, si bien en su mayor parte es favorecedora, ha prolongado y encarecido la elaboración de los medicamentos por las siguientes causas:

  • Variaciones individuales en la capacidad que tiene el ser humano para metabolizar fármacos.

  • Interacciones entre fármacos.

  • Activación metabólica de sustancias químicas para formar derivados nocivos y carcinógenos.

  • Diferencias entre las especies en cuanto a la expresión de las enzimas que metabolizan los fármacos, lo que limita el empleo de modelos animales para probar medicamentos y pronosticar sus efectos en los seres humanos.

Una gran diversidad de enzimas han evolucionado en los animales y al parecer funcionan solamente para metabolizar sustancias químicas ajenas. Como se describirá más adelante, las diferencias entre las especies en cuanto a la capacidad para metabolizar productos xenobióticos son tales que no es posible utilizar sólo modelos animales para pronosticar la manera como el ser humano metabolizará un fármaco. Por tradición, las enzimas que metabolizan productos xenobióticos se denominan enzimas metabolizadoras de fármacos, aunque también participan en el metabolismo de muchas otras sustancias químicas ajenas con las que tiene contacto el ser humano. Por lo tanto, un nombre más apropiado sería el de enzimas metabolizadoras de productos xenobióticos. Las diferencias alimenticias entre las especies durante la evolución podrían explicar las variaciones tan pronunciadas en la complejidad de las enzimas metabolizadoras de fármacos. Otras diferencias dentro de estos sistemas ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.