Skip to Main Content

TRATAMIENTO DE LA PSICOSIS

La psicosis es un síntoma de enfermedades mentales que se caracteriza por un sentido de la realidad distorsionado o inexistente. Los trastornos psicóticos obedecen a diferentes causas, cada una de las cuales exige un enfoque terapéutico singular. Los trastornos psicóticos frecuentes comprenden los trastornos del estado de ánimo (depresión mayor o manía) con características psicóticas, la psicosis provocada por drogas, la demencia con manifestaciones psicóticas, el delirio con características psicóticas, el trastorno psicótico breve, trastorno por delirio, el trastorno esquizoafectivo y la esquizofrenia. La esquizofrenia tiene una prevalencia mundial de 1% y se considera el trastorno prototípico para comprender la fenomenología de la psicosis y las repercusiones del tratamiento antipsicótico, pero los pacientes con esquizofrenia muestran características que van más allá de las observadas en otras enfermedades psicóticas. Alucinaciones, delirio, desorganización del lenguaje y desorganización o agitación de la conducta son los tipos de síntomas psicóticos que se presentan en forma individual o pocas veces juntos en todos los trastornos psicóticos y suelen responder a la farmacoterapia. Además de los síntomas positivos, los pacientes con esquizofrenia también padecen síntomas negativos (apatía, pérdida de la voluntad, alogia) y disfunciones cognitivas, sobre todo disfunciones en la memoria de trabajo, en el procesamiento del lenguaje, la cognición social y la resolución de problemas que en las pruebas se reflejan en 1.5 a 2 desviaciones estándar por debajo de los resultados normales para la población (Green et al., 2004). La disfunción cognitiva es el factor pronóstico más importante de la alteración funcional en los pacientes con esquizofrenia y sin embargo los síntomas negativos y las disfunciones cognitivas muestran una escasa mejora con el tratamiento antipsicótico (Buchanan et al., 2007). El que la esquizofrenia no sea idéntica a otras psicosis es importante para apreciar la repercusión que los diferentes fármacos antipsicóticos tienen sobre los síntomas psicóticos y para comprender los fundamentos del empleo de fármacos antipsicóticos no dopaminérgicos basado en la fisiopatología subyacente de la esquizofrenia (Carpenter y Koenig, 2008).

Hipótesis de la dopamina. Los avances de los conocimientos sobre la neurobiología y la farmacoterapia de las psicosis se facilitaron tras la síntesis de la clorpromazina en 1950 y del haloperidol en 1958. La hipótesis de la psicosis basada en la dopamina se derivó del descubrimiento fortuito de la eficacia terapéutica de la clorpromazina en la esquizofrenia y de que el antagonismo del receptor postsináptico de la dopamina D2 era el mecanismo común que explicaba las propiedades antipsicóticas, según lo dilucidó después Carlsson. La reserpina, derivada de la rauwolfia, mostraba propiedades antipsicóticas al disminuir la neurotransmisión dopaminérgica. Sin embargo, a diferencia de los antagonistas de receptor D2, la reserpina ejercía sus efectos a través del agotamiento de monoaminas en las terminaciones nerviosas presinápticas. La teoría de la psicosis basada en la dopamina fue fortalecida por el alto riesgo de psicosis de origen farmacológico que conllevan sustancias que incrementan directamente la disponibilidad sináptica de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.