Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las epilepsias son trastornos frecuentes, y a menudo devastadores, que afectan a cerca de 2.5 millones de personas, tan sólo en Estados Unidos. Se han identificado más de 40 formas diferentes de epilepsia. Las convulsiones epilépticas suelen generar alteración transitoria del conocimiento, dejan al individuo en riesgo de lesión corporal y a menudo obstaculizan sus actividades estudiantiles y laborales. El tratamiento es sintomático, puesto que, si bien los fármacos disponibles inhiben las convulsiones, no se cuenta con profilaxia eficaz ni con métodos de curación. Para el paciente cumplir con el programa prescrito es un problema de primer orden, dada la necesidad de tratamiento a largo plazo, que en el caso de muchos de los fármacos conlleva efectos adversos.

Los mecanismos de acción de los anticonvulsivos se clasifican en tres categorías principales.

  1. El primer mecanismo consiste en limitar las descargas reiteradas de las neuronas, lo que se logra al mantener el estado inactivado de los conductos de Na+ regulados por voltaje.

  2. Un segundo mecanismo parece inhibir la sinapsis mediada por el ácido aminobutírico γ (GABA), efecto mediado por una acción presináptica o postsináptica. Al parecer, los fármacos que son eficaces contra las convulsiones epilépticas más frecuentes, parciales y tonicoclónicas generalizadas secundarias, aparentemente funcionan por medio de uno de estos dos mecanismos.

  3. Los fármacos que son eficaces contra las crisis de ausencia, variedad de epilepsia menos frecuente, funcionan por medio de un tercer mecanismo, que es la inhibición de los conductos de Ca2+ activados por voltaje encargados de las corrientes de Ca2+ tipo T.

Pese a que hay numerosos tratamientos, se está haciendo lo posible por conocer las causas genéticas y los mecanismos tanto celulares como moleculares por medio de los cuales el encéfalo sano se torna epiléptico, lo que permitirá conocer las moléculas blanco de los tratamientos tanto sintomáticos como preventivos.

TERMINOLOGÍA Y CLASIFICACIÓN DE LAS CONVULSIONES EPILÉPTICAS

El término convulsión se refiere a un trastorno transitorio del comportamiento, causado por la activación desordenada, sincrónica y rítmica de poblaciones enteras de neuronas cerebrales. Se denomina epilepsia a un trastorno de la función cerebral que se caracteriza por el surgimiento periódico e impredecible de convulsiones. Éstas pueden ser “no epilépticas”, cuando se evocan en un encéfalo normal mediante recursos como electrochoque o agentes convulsivos químicos, o “epilépticas”, cuando ocurren sin provocación manifiesta. Los fármacos de uso actual inhiben las convulsiones, por lo que se les aplica la denominación general de anticonvulsivos. No se ha establecido si alguno de estos compuestos tiene valor profiláctico para prevenir la epilepsia (epileptogénesis).

Se considera que las convulsiones se originan en la corteza cerebral y no en otras estructuras del sistema nervioso central (SNC), como tálamo, tallo encefálico o cerebelo. Las crisis epilépticas se han clasificado en convulsiones parciales, que se inician de manera focal en un sitio cortical, y generalizadas, que abarcan ambos hemisferios ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.