Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La histamina, amina biógena, es un mediador indispensable en la inflamación, la anafilaxia y la secreción de ácido gástrico; además, interviene en la transmisión nerviosa. Los conocimientos de las acciones fisiológicas y fisiopatológicas de la histamina se han ampliado gracias a la creación de antagonistas de receptores específicos de subtipo, y la clonación de cuatro receptores de la histamina. Los antagonistas competitivos de los receptores H1 poseen acciones diversas y se utilizan para tratar alergias, urticaria, reacciones anafilácticas, náuseas, cinetosis, insomnio y algunos síntomas del asma. Los antagonistas del receptor H2 son eficaces para reducir la secreción de ácido gástrico. El péptido bradicinina tiene efectos en el aparato cardiovascular similares a los de la histamina, y además desempeña acciones extraordinarias en la inflamación y la nocicepción.

Este capítulo señala los datos de fisiología y fisiopatología de la histamina y de las cininas, y de los aspectos farmacológicos de los antagonistas que inhiben las respuestas a tales mediadores.

HISTAMINA

Historia. La historia de la histamina (aminoetilimidazol β) guarda semejanzas con la de la acetilcolina (ACh). Ambas fueron sintetizadas químicamente antes de que se conociera su importancia biológica; fueron detectadas por primera vez como estimulantes uterinos y se aislaron de los extractos del cornezuelo de centeno, se comprobó que eran contaminantes que aparecían gracias a la acción bacteriana (Dale, 1953).

Dale y Laidlaw sometieron a la histamina a un estudio farmacológico intensivo (Dale, 1953) y descubrieron que estimulaba muy diversos músculos de fibra lisa y que poseía una intensa acción vasodepresora. Como dato importante, observaron que cuando se inyectaba una proteína normalmente inerte a un animal sensibilizado, las respuestas inmediatas se asemejaban mucho a las de la intoxicación por histamina. Las observaciones comentadas se realizaron muchos años antes de que se detectara que la histamina endógena contribuye a las reacciones de hipersensibilidad inmediata y a las respuestas ante la lesión celular. Best y colaboradores (1927) aislaron histamina de muestras recién obtenidas de hígado y pulmón y así definieron que era constituyente natural de los tejidos de mamífero, con lo cual acuñaron el nombre de histamina con base en el término griego histos, tejido. La presencia de histamina en los extractos hísticos retrasó la aceptación del descubrimiento de algunas hormonas peptídicas y proteínicas (como la gastrina) hasta que se contó con técnicas para separar las sustancias naturales (Grossman, 1966).

Lewis y colaboradores (Lewis, 1927) propusieron que las células de la piel bajo la acción de estímulos lesivos liberaban una sustancia con las propiedades de la histamina (“sustancia H”), incluida la reacción de antígeno/anticuerpo. Sabemos ahora que la histamina endógena interviene en la respuesta alérgica inmediata y que es un regulador decisivo de la secreción de ácido en el estómago. En fecha más reciente se ha detectado la acción de la histamina como modulador de la liberación de neurotransmisores en el sistema nervioso central y el periférico.

...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.