Skip to Main Content

BASES CIENTÍFICAS DEL TRATAMIENTO ANTIMICROBIANO

La teoría microbiana de las enfermedades, basada en las investigaciones de Louis Pasteur y de Robert Koch, que vinculó la existencia de microorganismos específicos con enfermedades precisas (Koch, 1876; Pasteur, 1861) constituyó una revolución importante en el conocimiento humano de la Naturaleza. La quimioterapia actual tiene su cimiento en tales ideas que fueron radicales para su época. La teoría en cuestión tuvo avances considerables en el siglo XX en el que se logró identificar y definir muchos microbios patógenos y sus mecanismos para causar enfermedades, y también se introdujeron los antimicrobianos. Con el empleo de estos últimos surgieron cuestiones importantes como la administración de regímenes apropiados, la resistencia a fármacos, las interacciones farmacológicas y los efectos tóxicos.

Los antimicrobianos constituyen un gran grupo de compuestos con estructuras diversas y miles de mecanismos de acción contra bacterias, virus, hongos y parásitos; a pesar de todo, se pueden plantear algunas generalizaciones en relación con temas importantes respecto del uso de dichos fármacos. El capítulo presente revisa las clases generales de antimicrobianos, sus mecanismos de acción y de resistencia, así como los perfiles de destrucción según las clases de fármacos. También se abordan los principios de la selección del antibiótico apropiado, la dosis, el plan de administración y el tipo de antibioticoterapia. En los capítulos 49 a 59 se exponen las propiedades farmacológicas y el uso de cada categoría de antimicrobianos.

Clases y acciones de los antimicrobianos. Los microorganismos que tienen importancia médica pertenecen a cuatro categorías: bacterias, virus, hongos y parásitos. La primera clasificación general de los antibióticos se apega mucho a esta clasificación, de modo que se tienen: 1) antibacterianos, 2) antivirales, 3) antimicóticos y 4) antiparasitarios.

Dentro de cada una de estas categorías principales se subdividen los fármacos conforme a sus propiedades bioquímicas. Habría que concebir las moléculas de antimicrobianos como ligandos cuyos receptores son las proteínas de los microorganismos. El término farmacóforo introducido por primera vez por Ehrlich, define la fracción química activa del fármaco que se une al receptor microbiano. Las proteínas microbianas en las que actúa el antibiótico son componentes esenciales de reacciones bioquímicas en los microorganismos, y la interferencia en sus vías fisiológicas termina por destruirlos. En la medida en que un antimicrobiano actúe de manera específica en una proteína que no se expresa de forma extensa en otras bacterias, el fármaco tendrá un efecto relativamente selectivo como antimicrobiano. Los procesos bioquímicos que suelen inhibirse incluyen síntesis de las paredes y de las membranas en bacterias y hongos; síntesis de las subunidades ribosómicas 30s y 50s, metabolismo de ácidos nucleicos, función de topoisomerasas, proteasas, integrasas, proteínas de fusión de la cubierta de virus, síntesis de ácido fólico en parásitos y procesos de desintoxicación química también de parásitos. La clasificación de un antibiótico se basa en:

  • la clase y el espectro de microorganismos que destruye

  • la vía bioquímica que interfiere

  • la estructura química ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.