Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El paludismo afecta a cerca de 250 millones de personas y ocasiona 900 000 muertes al año (Organización Mundial de la Salud, 2009). Esta enfermedad se debe a la infección por parásitos protozoarios unicelulares del género Plasmodium. Se conocen cinco especies de Plasmodium que infectan al ser humano: P. falciparum, P. vivax, P. ovale, P. malariae y P. knowlesi. P. falciparum y P. vivax producen la mayor parte de las infecciones palúdicas en todo el mundo. De éstos, P. falciparum compone la mayor parte de los casos de paludismo en África subsahariana y se asocia a la enfermedad más grave. P. vivax contribuye a la mitad de los casos de paludismo en el sur y este de Asia y a más del 80% de las infecciones palúdicas en Estados Unidos. El paludismo debido a P. ovale y P. malariae es relativamente infrecuente, pero exige la identificación tanto para el tratamiento (P. ovale, al igual que P. vivax, forma hipnozoítos con la posibilidad de recaídas) como para fines epidemiológicos (la infección palúdica, debida en su mayor parte a P. malariae, puede deberse a transfusiones sanguíneas). Antes se pensaba que P. knowlesi infectaba sólo a primates, pero ha surgido como un plasmodio palúdico zoonótico y ahora es una causa importante, a veces letal, de paludismo humano en países del sureste de Asia (lo que comprende Malasia, Indonesia, Tailandia, Singapur y Las Filipinas; Cox Singh et al., 2008). Por tanto, P. knowlesi debe tenerse en cuenta como una posible causa de paludismo en viajeros que regresan de esta región. La gran mayoría de los casos de paludismo ocurre por la infección por mosquitos Anopheles en regiones endémicas. Se sabe que ocurren las infecciones adquiridas en forma congénita o a través de transfusiones o agujas contaminadas pero son infrecuentes. Los exámenes de detección sistemática de donantes de sangre ha reducido el riesgo del paludismo transmitido por transfusiones a 1:4 000 000 en Estados Unidos.

Las investigaciones sobre el paludismo han entrado en la era genómica. Se ha determinado la secuencia completa del genoma de múltiples especies de Plasmodium, entre ellas P. falciparum, P. vivax, P. knowlesi, así como otras especies que infectan a roedores y primates. La disponibilidad de un sistema de cultivo consistente para las etapas eritrocíticas de P. falciparum, en combinación con los métodos para la infección experimental de mosquitos y la generación de parásitos en etapa de esporozoíto y hepática, ha generado plataformas decisivas para el descubrimiento de fármacos. Estas plataformas comprenden modificaciones genéticas mediante bloqueo génico, expresión heteróloga y complementación, reemplazo alélico, detección de gran rendimiento de los parásitos patógenos en etapa sanguínea asexual y ensayos de rendimiento menor contra otras etapas del ciclo de vida del parásito (Hayton y Su, 2008; Winzeler, 2008). Estrategias de laboratorio similares todavía no han dado resultado para P. vivax. Aún no se dispone de métodos para el cultivo in vitro sostenido de las formas ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.