Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Muchos de los antivirales que se distribuyen en la actualidad en Estados Unidos se crearon y aprobaron en los últimos 20 años. Esta actividad vertiginosa fue impulsada por los buenos resultados en el diseño racional de fármacos y su aprobación, que comenzó con el aciclovir, análogo nucleosídico contra los virus herpéticos, cuyo descubrimiento y síntesis culminó en el otorgamiento del Premio Nobel a Gertrude Elion y George Hitchings en 1988. Los virus son microorganismos intracelulares obligados que dependen del aparato biosintético del hospedador para su reproducción, y por ello surgieron dudas con respecto a la posibilidad de contar con antivirales que tuvieran toxicidad selectiva, pero hace tiempo que las dudas se disiparon. Los virus en la actualidad son los blancos obvios de los tratamientos antimicrobianos eficaces, y sin duda seguirá creciendo el número de fármacos de esta categoría.

Los virus son microorganismos sencillos que consisten en DNA o RNA de una o dos cadenas dentro de una cubierta proteínica o cápside. Algunos virus también tienen una cubierta de lípidos proveniente de la célula infectada del hospedador, la cual, al igual que la cápside, puede contener glucoproteínas antigénicas. La replicación viral pasa por varias fases y las distintas clases de antivirales actúan en cada una de ellas (cuadro 58-1). Los antivirales eficaces inhiben los fenómenos de replicación específicos de virus o inhiben en forma preferente la síntesis de ácido nucleico o proteínas del virus y no de las células del hospedador. También constituyen puntos de intervención algunas moléculas de células del hospedador que son esenciales para la replicación viral. Algunos antivirales eficaces (como los interferones; cap. 35) poseen múltiples mecanismos de acción que incluyen la modulación de las respuestas inmunitarias del hospedador. En la figura 58-1 se muestra un esquema del ciclo de replicación de los DNA virus y RNA virus típicos. Los primeros (y las enfermedades que causan) comprenden los poxvirus (viruela), los herpesvirus (varicela, herpes oral y genital), los adenovirus (conjuntivitis, faringitis), los hepadnavirus (de hepatitis B [HBV]) y los virus de papiloma (verrugas). Casi todos los DNA virus llegan al núcleo de la célula del hospedador, sitio en que el DNA del virus es transcrito en el mRNA por la polimerasa de la célula del hospedador; el mRNA es traducido por el mecanismo habitual de las células de cada persona, en proteínas específicas del virus. Una excepción serían los poxvirus que transportan su propia RNA polimerasa, y su replicación la efectúan en el citoplasma de las células del hospedador.

Cuadro 58-1

Fases de la replicación de virus y posibles sitios en que actúan los antivirales

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.