Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El crecimiento de varios cánceres depende de hormonas o es regulado por éstas. La investigación en campos de fertilidad, control natal y menopausia ha dado origen a análogos y antagonistas hormonales para el tratamiento del cáncer mamario y prostático. Estas moléculas interrumpen el eje estimulador creado por la reserva sistémica de andrógenos y estrógenos, inhiben la producción de hormonas o se unen a los receptores y por último bloquean por completo la expresión de genes que favorecen el crecimiento y supervivencia tumorales. Estos fármacos han demostrado su eficacia en prolongar la supervivencia y retrasar o prevenir la recurrencia tumoral en cánceres mamario y prostático.

GLUCOCORTICOIDES

La farmacología, principales usos terapéuticos y efectos secundarios de los glucocorticoides se revisan en el capítulo 42. En este capítulo sólo se revisa la utilidad de estos fármacos en el tratamiento de las enfermedades neoplásicas. Los glucocorticoides actúan al unirse a receptores fisiológicos específicos que se translocan hacia el núcleo e inducen un estado antiproliferativo y una respuesta apoptótica en células sensibles. Por sus efectos linfocíticos y su capacidad para suprimir la mitosis en linfocitos, los glucocorticoides se utilizan como agentes citotóxicos en el tratamiento de leucemia aguda en niños y linfoma maligno en niños y adultos.

En casos de leucemia linfoblástica aguda o indiferenciada en niños, los glucocorticoides pueden favorecer una mejoría clínica y remisión hematológica objetiva en ≤30% de los niños. Tales respuestas con frecuencia se caracterizan por desaparición completa de las células leucémicas detectables de la sangre periférica y de la médula ósea y por tanto la duración de la remisión es breve. Las remisiones ocurren con mayor rapidez con glucocorticoides que con los antimetabolitos y no hay evidencia de resistencia cruzada para fármacos no relacionados. Por tal razón, el tratamiento se inicia con prednisona y vincristina, a menudo continuado por una antraciclina o metotrexato o L-asparaginasa. Los glucocorticoides son un componente útil en regímenes curativos por otros cánceres linfoides, lo que incluye enfermedad de Hodgkin, linfoma no hodgkiniano, mieloma múltiple y leucemia linfocítica crónica (CLL, chronic lymphocytic leukemia). Los glucocorticoides son extremadamente útiles para controlar la anemia hemolítica autoinmunitaria y la trombocitopenia relacionada con CLL.

Los glucocorticoides, en particular la dexametasona, se utilizan en combinación con radioterapia para reducir el edema relacionado con tumores en áreas críticas como la porción superior del mediastino, encéfalo y médula espinal. Las dosis de 4 a 6 mg cada 6 h tienen un efecto notable en restablecer la función neurológica en pacientes con metástasis cerebrales, pero estos efectos son transitorios. Los cambios agudos en la dosificación de dexametasona pueden conducir a reaparición rápida de los síntomas. Dicho fármaco no debe interrumpirse de manera súbita en pacientes que reciben radioterapia o quimioterapia por metástasis cerebrales. Si se logra una respuesta clínica al tratamiento antitumoral definitivo puede llevarse a cabo la reducción gradual de la dosis. El efecto antitumoral de los glucocorticoides está ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.