Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los fármacos que se utilizan para controlar la fecundidad y tratar los trastornos de los órganos de la reproducción en la mujer en conjunto son de los que más a menudo se prescriben en el ejercicio clínico. En este capítulo se describe una serie de problemas clínicos frecuentes y su tratamiento farmacológico, que es central para la salud de las mujeres. El capítulo se enfoca en los trastornos de la reproducción y aspectos del tratamiento más que en una descripción exhaustiva de los propios fármacos, los cuales se exponen con más detalle en otra parte (p. ej., las prostaglandinas en el cap. 33; las gonadotropinas, los agonistas y antagonistas de la hormona liberadora de gonadotropina [GnRH, gonadotropin-releasing hormone] y la oxitocina en el cap. 38; los estrógenos y los progestágenos en el capítulo 40, y los antibióticos en la Sección VII).

ANTICONCEPCIÓN

Los anticonceptivos se pueden administrar como una profilaxis planificada (p. ej., anticonceptivos orales, parches, implantes, dispositivos vaginales o intrauterinos, espumas de barrera, espermicidas, ligadura tubaria, vasectomía) o después del coito para la anticoncepción de urgencia (es decir, anticonceptivos orales que contienen estrógenos en altas dosis; comprimidos con progestágeno en dosis alta, un antagonista de la progesterona, dispositivos intrauterinos). Asimismo, se puede utilizar el antagonista de la progesterona para la terminación de un embarazo confirmado.

Anticoncepción planificada

Anticonceptivos orales combinados. De los diversos métodos anticonceptivos, los comprimidos que contienen un estrógeno y un progestágeno en combinación son los que más ampliamente se utilizan y son una de las modalidades no quirúrgicas más eficaces (cuadro 66-1); actúan principalmente suprimiendo el incremento de la hormona luteinizante (LH, luteinizing hormone) y evitando así la ovulación. Se comercializa una amplia gama de preparados farmacéuticos para administración oral, transdérmica y vaginal (Erkkola, 2007). (Véase en el cuadro 66-2 una lista de formulaciones de patente. Muchas de las mismas formulaciones también se comercializan mediante genéricos.) Casi todos contienen etinilestradiol como estrógeno y un derivado de 17α-alquil-19-nortestosterona como progestágeno y se administran durante los primeros 21 a 24 días de un ciclo de 28 días. Las principales funciones del estrógeno son sensibilizar al hipotálamo y a los gonadotropos de la hipófisis a los efectos inhibidores de la retroalimentación del progestágeno y minimizar la metrorragia intermenstrual. El progestágeno ejerce una retroalimentación negativa, que suprime el incremento de la secreción de LH y de esta manera evita la ovulación y protege contra el carcinoma uterino al oponerse a los efectos proliferantes del estrógeno sobre el endometrio uterino. Las formulaciones más nuevas ofrecen anticoncepción eficaz con mejores características de actividad. Contienen menores cantidades de hormonas para minimizar los efectos adversos; algunos incorporan progestágenos con menos actividad andrógena (p. ej., gestodeno, desogestrel) o que antagonizan el receptor de mineralocorticoide y de esta manera reducen la tendencia al edema (p. ej., drospirenona). Debido a la menor proliferación endometrial, las pacientes que ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.