Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Algunos virus comparten la tendencia peculiar de afectar predominantemente el sistema nervioso del ser humano; entre ellos están los de inmunodeficiencia humana (VIH-1 y VIH-2); del herpes simple (HSV-1 y HSV-2 [herpes simplex virus]), el del herpes zóster o de varicela zóster (varicella zoster virus, VZV), el de Epstein-Barr (Epstein-Barr virus, EBV), el citomegalovirus (CMV), los poliovirus, el de la rabia y algunos virus estacionales transmitidos por artrópodos (Flavivirus). Algunos son neurotrópicos y muestran afinidad por tipos específicos de neuronas: así, el de la poliomielitis tiene preferencia por las neuronas motoras; el VZV por las neuronas sensitivas periféricas, y el de la rabia por las neuronas del tallo encefálico. Otros atacan células de sostén extraneuronales; el virus JC que causa la leucoencefalopatía multifocal progresiva, es el ejemplo principal. En muchos de los otros virus la afinidad es menos selectiva porque afectan a todos los elementos del sistema nervioso. Por ejemplo, el virus del herpes simple puede devastar las partes mediales de los lóbulos temporales y destruir neuronas, células gliales, fibras nerviosas mielinizadas y vasos sanguíneos, y el VIH, la causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (sida), puede inducir múltiples focos de necrosis hística en la totalidad del encéfalo. Estas y otras relaciones, que son tema del presente capítulo, tienen gran interés en medicina. En muchos de estos trastornos los efectos generales de la infección viral son insignificantes; el trastorno neurológico es el que pone estos casos bajo la atención médica.

Vías de la infección

Los virus logran entrar al cuerpo por una de varias vías. Los de la parotiditis, el sarampión y la varicela zóster ingresan por las vías respiratorias. Los virus de la poliomielitis y otros virus entéricos penetran en el cuerpo por la vía bucal-intestinal y el HSV lo hace más bien por la boca o por las mucosas de los genitales. Otros virus se adquieren por inoculación, como resultado de mordeduras o picaduras de animales (p. ej., rabia) o mosquitos (infecciones transmitidas por artrópodos o arbovirus). El feto puede infectarse a través de la placenta por el virus de la rubeola, los CMV y el virus de inmunodeficiencia humana. En todos los casos mencionados, la viremia es la etapa intermedia hasta la siembra del cerebro o del LCR.

Otra vía de infección es el trayecto de los nervios periféricos; el sistema de transporte axoplásmico retrógrado favorece el movimiento centrípeto del virus. Los virus del herpes simple, VZV y la rabia utilizan esta vía nerviosa periférica, lo que explica por qué los síntomas iniciales de la rabia aparecen de manera local, a un nivel segmentario que corresponde a la mordedura del animal. Se demostró de manera experimental que el HSV puede extenderse al SNC mediante la afección de las neuronas olfatorias de la mucosa nasal; las proyecciones centrales de estas neuronas pasan por aberturas de la lámina cribosa y hacen sinapsis con células de ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.