Skip to Main Content

Introducción

Image not available.

Célula dendrítica (anaranjado) interactuando con células T (verde). [M. Rohde, HZI, Braunschweig, Germany.]

  • Activación de célula T, y la hipótesis de las dos señales

  • Diferenciación de células T

  • Memoria de células T

La interacción entre una célula T virgen y una célula presentadora de antígeno (apc) es el evento iniciador de la respuesta inmunitaria adaptativa. Antes de esto, el sistema inmunitario innato ha sido avisado en el sitio de infección o de daño de tejido, y las apc, típicamente células dendríticas, han sido activadas por medio de sus receptores de reconocimiento de patrones. Estas células pueden haber fagocitado agentes patógenos extracelulares (u opsonizado agentes patógenos intracelulares), o pueden haber sido infectadas por un agente patógeno intracelular. En uno u otro caso, han procesado y presentado péptidos provenientes de estos agentes patógenos en complejo con moléculas de superficie del mhc clase I y clase II, y han llegado a un ganglio linfático local (de drenaje), y/o al bazo. Las apc se han quedado a residir en las zonas de células T del ganglio linfático o el bazo para unirse a redes de otras células que son examinadas continuamente por células T CD8+ y CD4+ vírgenes ambulantes que reconocen complejos de mhc clase I-péptido y de mhc clase II-péptido, respectivamente.

Se ha observado que cada célula T madura expresa un receptor de antígeno singular que ha sido montado por medio de reordenamiento de gen al azar durante el desarrollo de la célula T en el timo (capítulo 9). Puesto que las células T en desarrollo pasan por eventos de selección dentro del timo, cada célula T virgen, madura, es tolerante a antígenos propios, y está restringida a mhc propio (capítulo 9). Algunas células T vírgenes se han comprometido a la línea de células T citotóxicas CD8+, y algunas a la línea de células T auxiliares CD4+. Cuando una célula T CD8+ o CD4+ virgen se une estrechamente a un complejo de mhc-péptido expresado por una célula dendrítica activada, queda activada por señales generadas por medio del tcr (capítulo 3). Estas señales, conjuntamente con señales provenientes de otros factores que se describirán más adelante, estimulan a las células T para que proliferen y se diferencien hacia una célula efectora.

Como el lector sabe, las células T CD8+ vírgenes se convierten en células citotóxicas en respuesta a unión de combinaciones de mhc clase I-péptido. Si bien en este capítulo se hace referencia a la activación de células T CD8+, sus funciones efectoras se comentan con detalle en el capítulo 13. Las células T CD4+ vírgenes se convierten en células auxiliares en respuesta a unión de combinaciones de mhc clase II-péptido (figura 11-1, Perspectiva general). Este capítulo se enfoca en este evento, que es crucial para el desarrollo de las ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.