Skip to Main Content

Introducción

Image not available.

Exantema en alas de mariposa característico en una paciente con sle. [Tomado de L. Steinman, 1993, Scientific American 269(3):80]

  • Establecimiento y mantenimiento de tolerancia

  • Autoinmunidad

  • Aspectos inmunitarios del trasplante

A principios del siglo xx, Paul Ehrlich se percató de que el sistema inmunitario podía fallar. En lugar de reaccionar sólo contra antígenos extraños, podía centrar su ataque sobre el huésped. Este estado, que él denominó horror autotoxicus, puede dar lugar a un síndrome clínico genéricamente denominado autoinmunidad. Esta respuesta inapropiada del sistema inmunitario, que dirige la actividad inmunitaria humoral y/o mediada por células T contra componentes propios, es la causa de enfermedades autoinmunitarias, como artritis reumatoide (ra), esclerosis múltiple (ms), lupus eritematoso sistémico (sle, o lupus) y ciertos tipos de diabetes. Las reacciones autoinmunitarias pueden causar daño grave a células y órganos, a veces con consecuencias mortales. En algunos casos el daño a células u órganos propios es causado por anticuerpos, y en otros casos depende de células T.

Expresado en términos sencillos, la autoinmunidad se produce por alguna falla del sistema inmunitario del huésped para distinguir entre lo propio y lo extraño, lo cual causa destrucción de células y órganos propios. Aunque está aumentando, la autoinmunidad todavía es rara, lo cual sugiere que deben existir mecanismos para proteger a un individuo contra esta clase de ataque inmunitario contra lo propio y, en efecto, existen. Este proceso y los mecanismos que lo controlan se denominan en conjunto tolerancia o autotolerancia. El establecimiento de autotolerancia es complicado; comprende tanto la eliminación de células inmunitarias que pueden reaccionar contra antígenos propios, como la inhibición activa de respuestas inmunitarias contra proteínas propias. El entendimiento de los mecanismos que controlan la autotolerancia en realidad ha florecido durante la última década, y ha dado lugar a nuevas maneras de entender y tratar la enfermedad autoinmunitaria.

Cuando los procesos de autotolerancia están funcionando correctamente, los tejidos del huésped deben permanecer sin perturbaciones por el sistema inmunitario y sólo deben ser atacados invasores extraños. Como se señaló en el capítulo 9 y se aborda más adelante, los mecanismos que mantienen la autotolerancia lo hacen al establecer qué es “nosotros”, lo cual hace más claros los “ellos”. Estos mecanismos complejos que mantienen la autotolerancia también causan rechazo de cualesquier tejidos o células trasplantados que portan nuevas proteínas, como ocurre siempre que el donante no es genéticamente idéntico al receptor. Trasplante se refiere al acto de transferir células, tejidos u órganos de un sitio a otro —típicamente de un individuo a otro—. Las transferencias entre dos sitios en el mismo individuo (p. ej., piel) o entre gemelos idénticos, aunque no están libres de complicaciones, tienen más probabilidades de sobrevivir. Muchas enfermedades pueden curarse mediante trasplante de un órgano, tejido o células sanos (un injerto). El desarrollo de técnicas quirúrgicas que permiten esto ha eliminado una barrera para ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.