Skip to Main Content

++

Introducción

++

Image not available.

++

Aunque la membrana plasmática constituye el límite entre una célula viva y su ambiente inerte, los materiales que se encuentran fuera de ésta tienen una función importante en la vida de un organismo. La mayor parte de las células de una planta o de un animal están organizadas en tejidos bien definidos en los que mantienen una relación definida entre sí y con los materiales extracelulares que están entre ellas. Incluso las células que no están fijas dentro de un tejido sólido, como los leucocitos que vigilan el cuerpo, deben interactuar en formas muy específicas con otras células y con materiales extracelulares con los que entran en contacto. Estas interacciones regulan actividades tan diversas como la migración, el crecimiento y la diferenciación de las células. Además determinan la organización tridimensional de los tejidos y órganos que surgen durante el desarrollo embrionario.

++

Este capítulo se enfoca en el ambiente extracelular y los tipos de interacciones en las que las células participan. La figura 7.1 muestra un corte esquemático de la piel humana y proporciona una visión general de varios de los temas que se tratan en este capítulo. La capa externa de la piel (la epidermis) es un tipo de tejido epitelial. Al igual que otros epitelios que recubren espacios dentro del cuerpo, la epidermis consiste sobre todo en densas acumulaciones de células adheridas entre sí, fijadas a una capa no celular subyacente mediante uniones especializadas (que se muestran en el recuadro superior de la fig. 7.1). Estos contactos proporcionan un mecanismo para que las células se adhieran y se comuniquen entre sí. En cambio la dermis (la capa más profunda de la piel) es un tipo de tejido conjuntivo que, al igual que otros (como los que forman los tendones o los cartílagos), está formado sobre todo por material extracelular, que incluye varias fibras distintas que interactúan entre sí de maneras específicas. Una mirada más cercana a una de las células dispersas (un fibroblasto) de la dermis muestra que la capa externa de la membrana plasmática contiene receptores que median las interacciones que ocurren entre ella y los componentes de su ambiente (mostrados en el recuadro inferior de la fig. 7.1). Estos receptores de la superficie celular interactúan con el medio externo y, además, su extremo interno está conectado con varias proteínas citoplásmicas. Los receptores con este tipo de unión doble son muy adecuados para transmitir mensajes entre las células y su ambiente.

++
Figura 7.1

Organización general de las células en los tejidos e interacciones con otras células y con su ambiente extracelular. En este esquema de un corte de la piel humana se advierte que las células de la epidermis se adhieren entre sí mediante uniones especializadas. La región basal de las células epidérmicas también se adhiere a una capa subyacente no celular (la membrana basal). La dermis consiste sobre todo en elementos extracelulares que interactúan unos con otros y ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.