Skip to Main Content

SODIO

En la mayor parte de los casos, los trastornos de la concentración del sodio [Na+] se deben a alteraciones en la homeostasis del H2O, las cuales cambian la proporción relativa entre Na+ y H2O. En cambio, los trastornos propios del equilibrio del Na+ se relacionan con cambios en el volumen del líquido extracelular, ya sea hipovolemia o hipervolemia. El mantenimiento del “volumen circulante efectivo” se logra en gran medida por cambios en la excreción urinaria de sodio y tono vascular, mientras que el equilibrio del H2O se alcanza mediante cambios de su consumo y excreción urinaria (cuadro 1-1). Puede haber confusión por la coexistencia de defectos tanto en el equilibrio del H2O como del sodio. Por ejemplo, es posible que un paciente hipovolémico tenga una concentración urinaria apropiada de sodio por aumento de la reabsorción tubular renal del NaCl filtrado; un aumento concomitante de la arginina vasopresina (AVP) circulante, parte del sistema de protección del volumen efectivo (cuadro 1-1), induce retención renal del H2O ingerida y desarrollo de hiponatremia.

CUADRO 1-1

Regulación de osmolalidad en comparación con la regulación de volumen

HIPONATREMIA

Se define como una concentración sérica de sodio ([Na+]) <135 mmol/L y está entre las alteraciones electrolíticas más frecuentes en pacientes hospitalizados. Los síntomas incluyen náusea, vómito, confusión, letargo y desorientación; si es intensa (<120 mmol/L) o súbita, puede haber convulsiones, herniación central, coma o muerte (véase Hiponatremia sintomática aguda, más adelante). La hiponatremia casi siempre se debe al aumento de la AVP circulante o de la sensibilidad renal a la misma, o ambas situaciones; una excepción notable es el caso de consumo bajo de solutos (“potomanía por cerveza”), en la que una excreción urinaria muy baja de solutos es inadecuada para mantener la excreción de una cantidad suficiente de H2O libre. La [Na+] sérica por sí misma no aporta información diagnóstica sobre el contenido corporal total de Na+; la hiponatremia es, ante todo, un trastorno de la homeostasis del H2O. Por lo tanto, los pacientes con hiponatremia se clasifican en tres categorías diagnósticas según el estado clínico del volumen: hiponatremia hipovolémica, euvolémica e hipervolémica (fig. 1-1). Las tres variantes de hiponatremia comparten el aumento “no osmótico” exagerado de la AVP circulante en presencia de osmolalidad sérica baja. Un dato notable es que a menudo la hiponatremia es multifactorial; los estímulos no osmóticos de importancia clínica que pueden inducir la liberación de AVP y aumentar el riesgo de hiponatremia incluyen fármacos, dolor, náusea y ejercicio extenuante.

FIGURA 1-1

Estudio diagnóstico de la hiponatremia. Véase el texto para más detalles [tomado de S Kumar, con autorización. (From S ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.