Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En 2014 murieron 2 596 993 personas en Estados Unidos; los índices de mortalidad van en descenso. Casi 75% de todas las muertes ocurrió en personas >65 años de edad. Las enfermedades cardiacas y el cáncer son las causas principales de muerte y en conjunto representan casi la mitad de los decesos. Cerca de 70% de los fallecimientos ocurre en personas con alguna enfermedad que se sabe los conduce a la muerte; por lo tanto, la planificación de la atención terminal es relevante e importante. Cada vez ocurren más muertes en asilos o en el hogar, y menos en el hospital.

La atención óptima depende de una valoración completa de las necesidades del paciente en los cuatro dominios afectados por la enfermedad: físico, psicológico, social y espiritual. Existen diversas herramientas para ayudar en el proceso.

La comunicación y la valoración continua de los objetivos terapéuticos son elementos clave para la atención al final de la vida. Los médicos deben ser claros en el resultado probable de la enfermedad, y presentar un programa anticipado con los objetivos y las referencias del proceso de atención. Cuando los objetivos de atención cambien de la curación a la paliación, debe explicarse la transición y defenderse con claridad. El establecimiento de objetivos se hace en siete pasos:

  1. Asegurar que la información médica sea lo más completa posible y que todas las partes relevantes la comprendan.

  2. Explorar los objetivos del paciente al tiempo que se confirma que sean alcanzables.

  3. Explicar las alternativas.

  4. Mostrar empatía mientras el paciente y su familia se ajustan al cambio de expectativas.

  5. Diseñar un plan con metas realistas.

  6. Seguir el plan.

  7. Revisar y verificar el plan en forma periódica conforme cambia la situación del paciente.

INSTRUCCIONES ANTICIPADAS

Casi 70% de los pacientes carecen de la capacidad para tomar decisiones en sus últimos días. Las directrices avanzadas definen con anticipación el nivel intervención que el enfermo está dispuesto a aceptar. Pueden usarse dos tipos de documentos legales: la instrucción anticipada, en la que pueden conocerse las instrucciones específicas del paciente, y el poder legal duradero para atención a la salud, en el que se designa a una persona como la autoridad para tomar decisiones de salud en nombre del paciente. Estos formatos son gratuitos en Estados Unidos y están disponibles en la National Hospice and Palliative Care Organization (www.nhpco.org). Los médicos deben llenar estas formas por ellos mismos.

SÍNTOMAS FÍSICOS Y SU TRATAMIENTO

El cuadro 9-1 muestra los síntomas físicos y psicológicos más frecuentes entre los pacientes en etapa terminal. Los estudios sobre pacientes con cáncer avanzado muestran que los enfermos presentan un promedio de 11.5 síntomas.

CUADRO 9-1

Síntomas físicos y psicológicos frecuentes en los pacientes en etapa terminal

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.