Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

ESTUDIO DEL PACIENTE Lesión de la médula espinal

Los síntomas iniciales, dolor focal en cuello o espalda, pueden evolucionar por días a semanas. Luego aparecen varias combinaciones de parestesias, pérdidas sensitivas, debilidad motora y trastornos de esfínteres que evolucionan en horas o varios días. Las lesiones parciales implican daño selectivo de uno o más haces y es probable que se limiten a un lado de la médula. En casos graves o súbitos puede haber arreflexia que refleja sección de la médula espinal, pero la hiperreflexia aparece en días a semanas. Con lesiones torácicas es factible que haya un nivel sensitivo al dolor en el tronco, lo que indica la localización en la médula en un dermatoma determinado.

En cualquier paciente que se presenta con síntomas de médula espinal, la prioridad es excluir compresión tratable por una masa. Es más probable que la enfermedad compresiva vaya precedida por signos de advertencia del cuello o dolor de espalda, trastornos vesicales y síntomas sensitivos previos al desarrollo de la debilidad. Es más probable que las causas no compresivas causen mielopatía sin síntomas previos.

El procedimiento diagnóstico inicial consiste en obtener MRI con gadolinio, centradas en el nivel de sospecha clínica (la mielografía por CT puede ser útil en individuos con contraindicaciones para MRI). A veces es conveniente obtener una imagen de toda la columna para buscar otras lesiones asintomáticas. A diferencia de un tumor, las causas infecciosas a menudo cruzan el espacio del disco intervertebral y afectan los cuerpos vertebrales adyacentes.

COMPRESIÓN NEOPLÁSICA DE LA MÉDULA ESPINAL

Ocurre en 3 a 5% de los pacientes con cáncer, el tumor epidural puede ser el inicio de la manifestación de malignidad. La mayor parte de los tumores son de origen epidural, ocasionados por metástasis a las vértebras adyacentes.

Casi cualquier tumor maligno puede producir metástasis a la columna vertebral; los más frecuentes son los de mama, pulmones, próstata, riñones, linfoma y discrasia de células plasmáticas. La médula torácica es la que se afecta más a menudo; las excepciones son los tumores prostáticos y ováricos, que afectan más los segmentos lumbar y sacro por diseminación a través de las venas en el espacio epidural anterior. Está indicada la MRI urgente cuando se sospecha el diagnóstico; hasta en 40% de los pacientes con compresión medular neoplásica en cierto nivel se descubre daño epidural asintomático en otro sitio, por lo que deben obtenerse imágenes de toda la columna.

Las radiografías simples no permiten establecer el diagnóstico de lesiones vertebrales metastásicas en 15 a 20% de los casos.

TRATAMIENTO COMPRESIÓN NEOPLÁSICA DE LA MÉDULA ESPINAL

  • Glucocorticoides para reducir el edema (dexametasona, hasta 40 mg al día) pueden administrarse antes del estudio de imagen si la sospecha clínica es alta, y se continúan en dosis más baja hasta que se complete la radioterapia (casi siempre 3 000 cGy aplicadas en 15 fracciones diarias).

  • Debe considerarse la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.