Skip to Main Content

Las palpitaciones representan una percepción intermitente o persistente del latido cardiaco, que a menudo los pacientes describen como una sensación potente, de golpeteo o de aleteo en el tórax. El síntoma puede reflejar una causa cardiaca, una causa extracardiaca [hipertiroidismo, uso de estimulantes (p. ej., cafeína o cocaína)] o un estado de altas concentraciones de catecolaminas (p. ej., ejercicio, ansiedad o feocromocitoma). Las arritmias cardiacas desencadenantes son las extrasístoles auriculares o ventriculares o, cuando son sostenidas y regulares, las taquiarritmias supraventriculares o ventriculares (cap. 123). Las palpitaciones sostenidas irregulares suelen deberse a fibrilación auricular. El pedir al paciente que “golpetee” la sensación de palpitación ayuda a distinguir los ritmos regulares de los irregulares.

ESTUDIO DEL PACIENTE Palpitaciones

Las palpitaciones suelen ser benignas pero pueden representar una arritmia importante si se relacionan con afectación hemodinámica (mareos, síncope, angina de pecho, disnea) o si se identifican en pacientes con cardiopatía coronaria, disfunción ventricular, miocardiopatía hipertrófica, estenosis aórtica u otra valvulopatía preexistentes.

Los estudios diagnósticos útiles son la electrocardiografía (si los síntomas se presentan cuando se lleva a cabo el registro), las pruebas de ejercicio (si el ejercicio suele desencadenar la sensación de palpitación o si se sospecha una arteriopatía coronaria subyacente) y la ecocardiografía (cuando hay la probabilidad de una cardiopatía estructural). Si los síntomas son episódicos, la vigilancia electrocardiográfica ambulatoria puede ser diagnóstica y comprende el uso de un monitor de Holter (24 a 48 h de vigilancia), un monitor de episodio/circuito (por dos a cuatro semanas) o un monitor de circuito implantable (durante uno a dos años). Los estudios de laboratorio útiles son las pruebas para hipopotasemia, hipomagnesemia o hipertiroidismo.

En los pacientes con extrasístoles auriculares o ventriculares sin cardiopatía estructural, las estrategias terapéuticas comprenden reducción del consumo de etanol y cafeína, tranquilización y valoración del tratamiento con bloqueadores β para la supresión sintomática. El tratamiento de las arritmias más graves se revisa en los capítulos 122 y 123.

Para una revisión más detallada, véase Loscalzo J: Palpitaciones, cap. 52, p. 254, en Harrison, Principios de medicina interna, 19a ed.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.