Skip to Main Content

DISFAGIA

Disfagia es la dificultad para desplazar alimento o líquido por la boca, faringe y esófago. El paciente siente que el material deglutido se detiene en el trayecto. Odinofagia es el dolor durante la deglución. Globo faríngeo es la sensación de una masa alojada en la faringe que no afecta la deglución.

FISIOPATOLOGÍA

La disfagia se produce por dos mecanismos principales: obstrucción mecánica o disfunción motora. Las causas mecánicas de la disfagia pueden ser luminales (p. ej., bolo alimenticio grande, cuerpo extraño), intrínsecas al esófago (inflamación, membranas y anillos, estenosis, tumores) o extrínsecas al esófago (espondilitis cervical, crecimiento tiroideo o tumoración mediastínica, compresión vascular). Las anomalías en la función motora que causan disfagia pueden relacionarse con defectos en el inicio del reflejo de la deglución (p. ej., parálisis lingual, falta de saliva, lesiones que afectan los componentes sensitivos de los pares craneales X y XI), trastornos del músculo estriado faríngeo y esofágico (p. ej., trastornos musculares como polimiositis y dermatomiositis, lesiones neurológicas como miastenia grave, polio o esclerosis lateral amiotrófica) y trastornos del músculo liso esofágico (p. ej., acalasia, esclerodermia, distrofia miotónica).

ESTUDIO DEL PACIENTE Disfagia

La anamnesis puede ayudar al diagnóstico presuntivo en cerca de 80% de los pacientes. La dificultad únicamente con los sólidos implica disfagia mecánica. La dificultad con sólidos y líquidos puede ocurrir en etapas avanzadas de la disfagia mecánica, pero es un signo temprano de la disfagia motora. A veces, los pacientes pueden señalar el sitio donde se atora el alimento. La pérdida de peso desproporcionada al grado de disfagia puede ser signo de neoplasia maligna subyacente. Es factible que la ronquera se relacione con afectación de la laringe en el proceso patológico primario (p. ej., trastornos neuromusculares), alteración neoplásica del nervio laríngeo recurrente o laringitis por reflujo gastroesofágico.

La exploración física puede revelar signos de enfermedades musculoesqueléticas, neurológicas o bucofaríngeas. El examen del cuello permite descubrir tumoraciones que invadan el esófago. Los cambios cutáneos podrían sugerir la naturaleza sistémica de la enfermedad subyacente (p. ej., esclerodermia).

La disfagia casi siempre es síntoma de enfermedad orgánica y no una molestia funcional. Si se sospecha disfagia bucofaríngea, la videofluoroscopia de la deglución puede ser diagnóstica. Es posible valorar la disfagia mecánica con un trago de bario y esofagogastroscopia con biopsia endoscópica. El trago de bario y los estudios de motilidad esofágica permiten demostrar la presencia de disfagia motora. La figura 39-1 presenta un algoritmo que muestra una estrategia para valorar al paciente con disfagia.

FIGURA 39-1

Valoración del paciente con disfagia. Las causas en negritas son las más frecuentes. ENT, oído, nariz y garganta; GERD, enfermedad por reflujo gastroesofágico.

DISFAGIA BUCOFARÍNGEA

El paciente tiene dificultad para iniciar la deglución; el alimento se detiene al nivel de la hendidura supraesternal; puede haber regurgitación nasofaríngea y aspiración.

...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.