Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los protozoarios flagelados están difundidos en la Naturaleza, se multiplican por fisión binaria y se mueven por medio de orgánulos de locomoción. La motilidad es vigorosa entre este grupo de microorganismos debido a la eficiencia de su aparato locomotor, el flagelo. Este orgánulo surge a partir de un foco intracelular conocido como un cinetosoma (cuerpo basal), se extiende a la pared celular como un axonema filamentoso compuesto de microtúbulos dispuestos en el patrón microtubular típico de 9 pares + 2 centrales, y continúa fuera de la célula como el flagelo libre. Un par de brazos de dineína se extiende desde cada microtúbulo externo de un par a un par microtubular adyacente y se encarga del batido flagelar por medio de hidrólisis de ATP. Los flagelos libres largos, parecidos a un látigo, pueden ser únicos o múltiples. El número es distintivo para especies individuales. Cuando hay más de un flagelo, cada uno tiene su propio cuerpo basal y axonema asociados. La unidad flagelar completa y cualesquier orgánulos asociados se denominan un sistema de mastigonte.

En algunos flagelados, como los tripanosomas, el flagelo llega a formar parte de la superficie celular y crea una estructura llamada membrana ondulante. El movimiento ocurre en ondas helicoidales y parece ser idóneo para microorganismos que viven dentro de un ambiente líquido viscoso, como el que se encuentra en el torrente sanguíneo.

En otros flagelados, el sistema de mastigonte incluye una costa tipo bastón, que puede servir como una estructura de apoyo para la membrana ondulante, o un axoestilo parecido a tubo, que surge a partir de la base de flagelos y probablemente funciona en la motilidad rotacional y el apoyo. Las tricomonas poseen estas dos estructuras.

Si bien varios géneros flagelados parasitan a humanos, sólo cuatro causan enfermedad: Trichomonas, Giardia, Leishmania y Trypanosoma. Trichomonas y Giardia son microorganismos no invasivos que habitan la luz del tracto genitourinario o gastrointestinal, y se propagan sin el beneficio de un hospedero intermedio. La enfermedad es de baja morbilidad y de distribución cosmopolita. Por otro lado, Leishmania y Trypanosoma son parásitos invasivos de tejido y sangre que producen enfermedades altamente mórbidas, con frecuencia mortales; estos hemoflagelados requieren un hospedero insecto intermedio para su transmisión. Como resultado, sus estados morbosos asociados se limitan a los nichos semitropical y tropical de estos hospederos intermedios.

FLAGELADOS LUMINALES NO INVASIVOS

Los flagelados luminales pueden encontrarse en la boca, la vagina o el intestino de casi todos los vertebrados, y es común que un hospedero animal albergue más de una especie. Los seres humanos pueden servir como un hospedero y reservorio para ocho especies (cuadro 53-1), pero sólo dos causan enfermedad. De éstos, G. duodenalis (= lamblia) habita el tracto intestinal, y T. vaginalis habita la vagina y el tracto genital.

CUADRO 53-1

Flagelados luminales que infectan a humanos

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.