Skip to Main Content

CONCEPTOS CLAVE

  • La esquizofrenia se caracteriza por síntomas psicóticos como alucinaciones y delirios (a menudo llamados síntomas “positivos”), síntomas negativos o deficitarios como falta de motivación y retraimiento social, y deterioros cognitivos que afectan a la atención, la memoria operativa, la memoria declarativa, la fluidez del lenguaje y diversos aspectos de la cognición social.

  • El trastorno bipolar se caracteriza por cambios extremos del estado de ánimo entre la manía (caracterizada por euforia o irritabilidad, grandiosidad, aumento de la energía y menor necesidad de dormir) y la depresión (caracterizada por tristeza, pérdida del interés, disminución de la energía, alteración del sueño y el apetito, ideas de inutilidad, culpa e ideación suicida). Las personas afectadas pueden volver al estado de ánimo normal (eutimia) entre un episodio agudo y el siguiente, aunque en muchas ocasiones quedan síntomas residuales. Pueden producirse síntomas psicóticos en los episodios maniacos y en los depresivos, la mayoría de las veces congruentes con el estado de ánimo. Los pacientes bipolares con psicosis pueden sufrir déficits cognitivos parecidos a los de la esquizofrenia.

  • Se conoce también una forma más leve de la enfermedad, el trastorno bipolar II, en la que se alternan la hipomanía (manía leve) y la depresión. Estos pacientes no presentan normalmente síntomas psicóticos.

  • Algunas personas muestran mezclas de síntomas propios de la esquizofrenia y del trastorno bipolar que actualmente se diagnostican como trastorno esquizoafectivo.

  • Se calcula que la heredabilidad de la esquizofrenia y del trastorno bipolar es muy elevada, del orden del 65 al 80%. En cambio, la heredabilidad de la depresión unipolar es menor —del 35%, aproximadamente— y en ella la influencia del ambiente es mayor.

  • A pesar de esta elevada heredabilidad, el riesgo genético de la esquizofrenia y del trastorno bipolar es muy poligénico, existiendo muchos centenares de variantes genéticas que confieren cada una pequeños incrementos del riesgo en la población, interviniendo en los distintos pacientes combinaciones diferentes de loci. Los estudios genéticos han hallado que la esquizofrenia y el trastorno bipolar comparten un número significativo de variantes de riesgo genético.

  • La esquizofrenia se caracteriza por pérdida de materia gris en las regiones frontales y temporales de la corteza cerebral. Los familiares de primer grado no afectados por la enfermedad pueden presentar pérdidas más leves de materia gris con patrones espaciales parecidos.

  • Los familiares de primer grado de las personas que tienen esquizofrenia pueden presentar síntomas atenuados como suspicacia, aislamiento social, creencias excéntricas y deterioros cognitivos leves sin psicosis. Este cuadro clínico se diagnostica actualmente como trastorno esquizotípico.

  • Los fármacos antipsicóticos son eficaces frente a los síntomas positivos (psicóticos) de la esquizofrenia, frente a los episodios agudos de manía y, combinados con antidepresivos, frente a la depresión psicótica. También son eficaces para prevenir las recaídas agudas de la esquizofrenia y, normalmente combinados con estabilizadores del ánimo, del trastorno bipolar. Carecen de eficacia frente a los síntomas negativos y cognitivos de la esquizofrenia.

  • La acción terapéutica de los antipsicóticos depende de su capacidad para antagonizar los receptores de dopamina ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.