Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

En este capítulo se revisa la farmacología de antiarrítmicos y antihipertensivos selectos (β bloqueadores y antagonistas de los conductos del calcio) que se utilizan en el servicio de urgencias. En el capítulo 57, Hipertensión arterial sistémica, se presenta una revisión de otros antihipertensivos.

Los fármacos antiarrítmicos se utilizan para el tratamiento de anomalías del ritmo cardiaco; éstos modifican la función del sistema nervioso autónomo o los conductos iónicos miocárdicos, ocasionando cambios en la velocidad de conducción o en la duración del periodo refractario efectivo.1 La incapacidad para reducir la mortalidad ha sido un aspecto que se ha criticado para muchos fármacos en esta clase de medicamentos.2-5 En términos generales, se prefiere la cardioversión eléctrica a la conversión farmacológica en pacientes con inestabilidad hemodinámica. La mayor parte de los antiarrítmicos se organiza con base en el sistema de clasificación de Vaughan-Williams (clases I a IV) (cuadro 19-1). Otros fármacos utilizados en el tratamiento de las arritmias incluyen digoxina, atropina, adenosina, magnesio e isoproterenol.

CUADRO 19-1*++#Clasificación de Vaughan-Williams de los fármacos antiarrítmicos

ANTIARRÍTMICOS DE CLASE I: ANTAGONISTAS DE LOS CONDUCTOS RÁPIDOS DE SODIO

Los fármacos de clase I antagonizan los conductos rápidos de sodio (INa) y se clasifican con base en el grado de bloqueo que producen en clases Ia (bloqueo moderado), Ib (bloqueo débil) y Ic (bloqueo fuerte). Los antagonistas de los conductos de sodio incrementan el umbral de excitabilidad, requieren que se abran más conductos de sodio a fin de superar la corriente de potasio y generar un potencial de acción. Este efecto incrementa el periodo refractario y puede ser útil para terminar las corrientes de reentrada. Además, algunos fármacos de clase I antagonizan los conductos de potasio (IK) y muestran efectos antimuscarínicos.

FÁRMACOS DE CLASE Ia

Los antiarrítmicos de clase Ia antagonizan los conductos de sodio abiertos y tienen una disociación lenta de su sitio de acción, ocasionando incremento en el periodo refractario. El uso de estos fármacos es limitado por su perfil de efectos secundarios y su naturaleza proarrítmica. La timidina y la disopiramida son fármacos de clase ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.