Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los cuerpos extraños en tejidos blandos pueden encontrarse cuando se tratan heridas recientes o se valoran complicaciones de heridas antiguas. En el capítulo se revisan los métodos para detectarlos y retirarlos.

Se realiza una revisión metódica de las heridas recientes, por contaminación por material extraño. Si se descubre un cuerpo extraño en una herida o incrustado profundamente en los tejidos, se establece si es urgente el retiro del material, si puede retrasarse o incluso, si es necesario. La decisión de retirar cuerpos extraños ubicados por debajo de la capa dérmica depende del tamaño, ubicación, composición, accesibilidad y efectos mecánicos e inflamatorios anticipados del objeto. En la sala de urgencias pueden retirarse muchos cuerpos extraños. Por ejemplo, todos los materiales extraños en las cavidades de heridas recientes deben irrigarse, desbridarse o extraerse con instrumentos. En ocasiones, debe referirse a los pacientes con cuerpos extraños subcutáneos al especialista apropiado para el retiro tardío.

La mayor parte de los cuerpos extraños, son detectables en la exploración clínica.1,2. Se utilizan estudios de imagen para valorar las heridas cuando es posible que exista un cuerpo extraño oculto.3

FISIOPATOLOGÍA

La inflamación transitoria es parte integral de la cicatrización normal de las heridas. Una pequeña cantidad de cuerpos extraños en una herida causa una respuesta inflamatoria en un esfuerzo por eliminar o contener a la sustancia invasora. Cuando en el interior de la herida se encuentran grandes cantidades de tejido desvitalizado, cuerpos extraños, bacterias y otros irritantes, ésta intensifica la respuesta protectora. La inflamación excesiva o prolongada puede retrasar la cicatrización de la herida o destruir las partes blandas y hueso subyacentes, dando origen a reacciones periósticas, lesiones osteolíticas, sinovitis y artritis. Si un cuerpo extraño no se disuelve o se expulsa, se encapsula y crea una cápsula fibrosa. Una vez que se encapsula un cuerpo extraño retenido, cede la inflamación.

El tipo, momento e intensidad de la reacción inflamatoria dependen principalmente de la composición química y de las formas físicas de los cuerpos extraños. Los materiales inertes (como vidrio, metal o plástico) pueden no desencadenar una respuesta hística anormal. Los objetos con superficies no porosas, lisas, producen menos reacción inflamatoria y fibrosis que aquellos con superficies rugosas. La mayor parte de los metales son inertes, pero los que se oxidan, causan inflamación moderada a leve. Los aretes con chapa de oro causan inflamación del lóbulo de la oreja e inflamación cuando se desprende el chapado. Los cuerpos extraños de origen vegetal como madera o espinas desencadenan reacciones inflamatorias más intensas. Las espinas de erizos de mar, otros cuerpos extraños de origen marino y el cabello pueden causar inflamación crónica con formación de granulomas.

En algunos casos la inflamación es causada por reacción tóxica local. Por ejemplo, las espinas contienen un alcaloide que produce una inflamación intensa. Los aceites y resinas de astillas de secuoya ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.