Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN Y EPIDEMIOLOGÍA

Los objetivos de la medicina de urgencias son aliviar el dolor, evaluar la función renal y establecer la probabilidad de que los cálculos se expulsen espontáneamente. En este capítulo se analizan los cálculos renales y ureterales. Los cálculos vesicales se abordan en el capítulo 92, "Retención urinaria aguda".

La prevalencia de cálculos renales en Estados Unidos se ha incrementado de 5.2% en 19941 a 8.8% en el año 20102. Esta prevalencia es de 10.6% en varones y 7.1% en mujeres.2 En Europa y el sur de Asia,3 también se ha observado un ascenso de la prevalencia. La obesidad y la diabetes tienen una relación estrecha con los cálculos renales.2 Es Estados Unidos y otros países desarrollados, el riesgo durante la vida es de aproximadamente 10 a 15%. Se observa nefrolitiasis en 37% de los pacientes el primer año, 50% en los siguientes 10 y 75% en los siguientes 20 años.4 En los niños <16 años se registran cerca del 7% de todos los casos de litiasis renal.5 En los niños es en los únicos que se observa una distribución por género de 1:1.4 Las causas más frecuentes en los pacientes pediátricos son las anomalías metabólicas (50%), las malformaciones del aparato urinario (20%), la infección (15%), el síndrome de inmovilización (5%), y causas idiopáticas (10%).5 Desde el punto de vista étnico, las personas de raza caucásica padecen cálculos con más frecuencia que los de raza negra.2

FISIOPATOLOGÍA

La formación de cálculos requiere que las sales disueltas se sobresaturen en la orina y se condensen en una fase sólida. Incrementar la cantidad de solvente (orina) y disminuir la cantidad de soluto (p. ej., calcio, ácido úrico) puede ayudar para la prevención. Las sustancias inhibidoras, como el citrato y el magnesio pueden prevenir la precipitación de los cristales y la formación de cálculos.

Cerca 80% de los cálculos está compuesto de calcio y tiene una combinación de oxalato, fosfato o ambos. La excreción de calcio se incrementa en padecimientos como hiperparatiroidismo, hipercalciuria por absorción y renal, y síndrome de inmovilización. La placa de Randall es un conglomerado suburotelial intersticial de partículas de fosfato de calcio en la superficie de las papilas renales que sirve para la formación de cálculos de oxalato de calcio.6,7 Una serie de acciones recíprocas complejas entre el intestino, el riñón y los huesos contribuye a la formación de cálculos de oxalato de calcio. De manera paradójica, la alimentación con calcio reducido aumenta la formación de cálculos de calcio por la presencia de una menor cantidad de calcio que se una al oxalato en la luz intestinal, lo que provoca una mayor absorción de oxalato desde el intestino, movilización de calcio desde los huesos, osteoporosis y litiasis sintomática en los pacientes con predisposición.

Alrededor de 10% de los cálculos son de estruvita (fosfato de magnesio y amonio). Estos cálculos muchas veces se relacionan ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.