Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN Y EPIDEMIOLOGÍA

Los recién nacidos son los niños de <1 mes de edad o los prematuros <60 días de vida, con base en la fecha en que llegarían a término. Los síntomas que precipitan las visitas a los servicios de urgencias en recién nacidos a menudo son vagos e inespecíficos. Los signos suelen ser sutiles y pueden no señalar un diagnóstico específico. Por ejemplo, la insuficiencia respiratoria puede ser causada por enfermedades pulmonares o cardiacas, septicemia generalizada, enfermedades abdominales o trastornos metabólicos. Muchas visitas ocurren por preocupaciones de los cuidadores sobre variantes normales de las funciones vegetativas del recién nacido. Tales preocupaciones deben diferenciarse de enfermedades congénitas y adquiridas que podrían poner en riesgo la vida y que pueden manifestarse en el primer mes de vida. En este capítulo se revisan los patrones vegetativos neonatales normales, las urgencias neonatales que ponen en riesgo la vida y los problemas neonatales comunes.

FUNCIONES VEGETATIVAS NORMALES DEL RECIÉN NACIDO

CARACTERÍSTICAS DE LA ALIMENTACIÓN

En las primeras semanas, varían los lapsos entre una comida y otra, como cabría esperarse, pero al finalizar el primer mes de vida, >90% de los lactantes establece un horario idóneo y razonablemente regular. Muchos de los niños sanos alimentados con biberón, reciben 2 a 4 onzas (60 a 120 ml) cada 2 a 4 h (seis a nueve comidas en 24 h) al finalizar la primera semana de vida; en el caso de los lactantes amamantados con leche materna, son más breves los intervalos, es decir, sus comidas son de 1 a cada 3 h. El ingreso es adecuado si el niño aumenta de manera apropiada de peso y parece satisfecho entre una y otra comida. Hay que considerar que el consumo de alimentos evoluciona de modo satisfactorio si el niño deja de perder peso entre el quinto y el séptimo día y comienza a ganarlo entre los días 12 y 14.

AUMENTO DE PESO

Es importante pesar al niño totalmente desnudo. Los recién nacidos casi siempre pueden disminuir incluso 12% de su peso al nacimiento durante los primeros tres a siete días de vida y se observan reducciones más tempranas y más intensas en los niños que reciben exclusivamente leche materna. En la exploración del paciente, la pérdida de peso incluso de 10% es aceptable si la frecuencia de las defecaciones y las características de las heces, así como la micción y el comportamiento son normales. En promedio, los recién nacidos aumentan 20 a 30 g/día en los primeros tres meses de vida y entre 15 y 20 g/día en los siguientes meses.

PATRONES DE DEFECACIÓN

El número, el color y la consistencia de las heces y su expulsión son muy variables en el mismo paciente y entre un niño y otro, de manera independiente de la alimentación que reciben o del entorno (cuadro 114-1).

CUADRO 114-1Rangos de frecuencia de defecaciones

La ingestión excesiva de leche materna o el uso de laxantes por parte de la madre incrementan el contenido hídrico de las heces del niño. La alimentación excesiva o la utilización de fórmula ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.